98% de conductores lleva abrochado el cinturón de seguridad en Salamanca

Tal y como se desprende de los controles e inspecciones llevados a cabo por la Policía Local de Salamanca entre los días 12 y 18 de septiembre.

El 98,6% de los conductores salmantinos y el 97,2% de los pasajeros de los asientos delanteros utilizan el cinturón de seguridad cuando circulan por la capital, tal y como se desprende de los controles e inspecciones llevados a cabo por la Policía Local de Salamanca entre los días 12 y 18 de septiembre. En cuanto a los ocupantes de los asientos traseros, lo lleva abrochado el 91%. Y el 100% de los menores de 12 años utiliza correctamente los sistemas de protección infantil. Estos datos ratifican e incluso mejoran ligeramente los porcentajes de uso de las últimas campañas efectuadas.

En las inspecciones llevadas a cabo por la Policía Local la semana pasada se controlaron 3.126 vehículos, en los que pudo comprobarse que no utilizaban los cinturones de seguridad un total de 42 conductores, así como 22 pasajeros delanteros (sobre 799 controlados) y 27 ocupantes de plazas traseras (sobre 297 controlados). Los 39 menores de 12 años controlados viajaban con los correspondientes sistemas de protección infantil.

La cuantía de la sanción por no llevar abrochado el cinturón de seguridad es de 200 euros y lleva aparejada la pérdida de tres puntos. Cabe recordar que los conductores de taxis no tienen obligación de llevar el cinturón en el casco urbano, aunque su uso es siempre recomendable para estos profesionales.

Su uso es obligatorio en ciudad

Mediante esta iniciativa, que se realiza en colaboración con la Dirección General de Tráfico, sin perjuicio de la vigilancia normal que se realiza durante todo el año, se pretende que todos los usuarios de los vehículos utilicen los dispositivos de seguridad homologados como medio eficaz de prevención de lesiones graves e incluso de muerte.

Los estudios en materia de seguridad vial coinciden en aseverar que la utilización del cinturón y de los elementos de retención reduce de forma notoria las posibilidades de perder la vida o sufrir graves lesiones en un accidente de circulación, siendo su eficacia aun mayor cuando se transita a bajas velocidades, como suele ser el caso de la circulación urbana. El uso del cinturón de seguridad y de los sistemas de protección infantil está regulado por los artículos 116 y 117 del Reglamento General de Circulación.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta