La calidad de la huerta rural, de exposición en Lumbrales

Lumbrales acoge la primera edición de esta feria que reúne hasta las siete de la tarde a una treintena de productores en la Plaza Mayor lumbralense

El alcalde de Lumbrales, Pedro Sánchez, busca promocionar y dar a conocer los productos de la huerta del noroeste

Lumbrales acoge est domingo la primera edición de una feria novedosa en la comarca e, incluso, en la provincia, que tiene como base los productos de la huerta. La feria se celebra desde las once de la mañana hasta las siete de la tarde de manera ininterrumpida en la Plaza Mayor de la capital del Abandengo.

Tomates, calabazas, lechugas, higos, pepinos, rábanos, ciruelas e incluso de las llamadas ‘cojon de fraile’, uvas, sandías… todo un sinfín de productos de primera calidad cultivados en esos pequeños huertos que aún anidan por los pueblos de la comarca del Abadengo. Son las hermosas lechugas de Barruecopardo, la variedad hortícola de Lumbrales o los tomates -incluso su olor se percibía sin abrirlos- de la carretera de Sobradillo.

El viajero, en el recuerdo de tiempos de antaño, probó tres higos -dos blancos y uno negro- que le supieron a gloria bendita. Su intenso aroma y sabor aún perdura cuando entra en la ciudad del Lazarillo. Son los productos de primera calidad cultivados por manos sabias y agua sin contaminar que ahora, en la modernidad, llaman ecológicos, pero este viajero, de pueblo, dice que los de siempre.

Con esta mimbres -porque también había cestos-, una treintena de expositores de la huerta y artesanos varios y dispares exponen en una feria que se suma al amplio y consolidado calendario de ferias de Lumbrales. «El sobrenombre que ha adquirido la localidad con citas como la feria ganadera es un motivo de atracción para otras ferias de diferentes características», apunta el alcalde, Pedro Sánchez.

A este respecto, Sánchez deja claro que «hay que promocionar los productos de esta zona en la que, como ya sabemos, va aumentando la despoblación y aunque estas ferias no tengan una incidencia muy alta en cuanto a consideración económica, sí que queremos que sirvan como promoción, como ayuda de todo tipo para lo que es la producción en el pueblo y la comarca».

Porque, en cuanto a los productos de la huerta, a excepción de los artesanos y un productor de lechugas de Barruecopardo, el resto solo exhiben estos productos de primera calidad sin posibilidad de venta. Es la manera más clara de reivindicar lo bueno que se produce en estas tierras del noroeste y, como apuntan muchos de ellos, “tendría que hacer al menos una al mes”.

No hay comentarios

Dejar respuesta