Los buitres devoran un nuevo ternero en Salamanca

ASAJA Salamanca pide de nuevo que se cambie la normativa de necrófagas y que se controle la población de buitres

El ganadero posa ante el ternero atacado por los buitres

Un ganadero de La Encina, en la comarca de Ciudad Rodrigo, ha denunciado hoy que los buitres le han comido un ternero de escasos días tras matarlo. El joven sólo ha encontrado los huesos, mientras que el resto del animal ha sido devorado en apenas unos minutos por los buitres.

Desde ASAJA Salamanca se insiste en la necesidad de que la Junta de Castilla y León modifique la normativa actual de necrófagas y autorice dejar más animales en las zonas habilitadas para que las alimañas puedan alimentarse sin tener que matar a terneros, ovejas o vacas. El hambre que sufren los buitres les llevan a matar salvajemente a los animales que se encuentran indefensos en medio de un parto o recién nacidos pero también a salir de las zonas tradicionales en las que habitan en busca de comida. Su presencia en numerosas ocasiones a menos de 10 kilómetros de la capital salmantina, es una evidencia clara de que la actual normativa está provocando cambios en los hábitos alimenticios de los buitres y cambiando la biodiversidad de la provincia.

Por otra parte, y ante los numerosos ataques que sufren los ganaderos por parte de los buitres, es necesario que la Junta de Castilla y León reconozca su responsabilidad en este tipo de ataques y que no sea el ganadero quien tenga que sufrir todas las pérdidas. Conservar la biodiversidad es una tarea de todos pero injustamente sólo la sufragan los ganaderos.

En ese mismo contexto, desde la Organización Agraria mayoritaria de Salamanca se pide a la Administración que se empiece a controlar la población de buitres que hay viven en la provincia. Los reiterados ataques que sufren los ganaderos  es una evidencia del excesivo número de buitres que habitan en la provincia frente a la escasez de comida que hay. Urge un control poblacional para evitar un problema aún mayor en el futuro. La experiencia que se está viviendo con la expansión del lobo en la provincia de Salamanca, es un buen precedente para que ganaderos y Administración se pongan a trabajar para atajar el problema.

No hay comentarios

Dejar respuesta