Tarde de contrastes con indulto incluido

Juan del Álamo indulta un toro de Domingo Hernández y sale en hombros tras cortar oreja, y dos orejas y rabo simbólicos. Morante y Juli se van con una oreja y también un antitaurino a los juzgados por pisar el albero de La Glorieta.

Un antitaurino salió detenido pro la Policía Nacional y un toro de Domingo Hernández indultado por la misma puerta

Una tarde de contrastes en La Glorieta. Una tarde más bien fría ante el calor de jornadas pasadas y, cómo no, también algo desangelada en el ruedo por el juego de unos toros que tiraban a mansos y, a duras penas, permitían el triunfo. Qué casualidad que otro manso en los primeros tercios de la lidia, el sexto, arrancó a embestir en la muleta y el público se volvió loco -de locos hablaremos después, también como contraste- y pidió el indulto. Don Ramón, que anda ligero de pañuelos, no dudó en sacar el naranja… No sabemos a qué motivos se acogió el presidente para este indulto. El público de Salamanca, lo venimos repitiendo, es también muy ligero. Unos señores de edad que han visto de todo en esta plaza, se echaban la mano a la cabeza… En fin, cosas de Salamanca.

Contraste fue el loco que apareció en la plaza tras la muerte del primer toro, todo pintarrajeado – que más bien simulaba a una activista de Feme. El respeto que dice pedir él, no lo cumple, porque arremetió contra Morante. Mi libertad de acudir a la plaza no me la van a coartar ni él ni nadie. Soy libre para acudir como ellos para no ir. Lo que sí se pide es que se aplique la ley en su justa medida. Sin más importancia.

Muletazo de Juan del Alamo
Muletazo de Juan del Alamo

Juan del Álamo salió triunfador de la tarde, en número de trofeos, tres orejas y un rabo, por dos labores completamente distintas. Cabe destacar su actuación en el sexto, donde estuvo aplomado, donde toreó con gusto, qué pena un poco más con la mano izquierda. No fue un faena rotunda, pero gustó a la gente por su disposición en una faena larga, fundamentada en la mano derecha y con series de interés, de torear a la distancia y, eso sí, el salmantino supo lucir al toro. En el tercero Del Alamo, ante un desclasado animal, buscó un trasteo que no terminaba de cuajar debido a las embestidas del animal al final del muletazo. Mató y oreja.

Lanceo de Morante
Lanceo de Morante

Morante estuvo en ‘morante’ en el primer toro. Un desclasado y manso animal que de nada servía, pero tampoco lo intentó de manera forzosa el sevillano. La bronca típica porque también dio el sainete con la espada. Llegó el cuarto, y Morante se reivindicó en Salamanca. Ya con el capote dejó verónicas con olor a azahar, intercaladas con una chicuelina a la usanza antigua y una media para enmarcar en el rincón más deseado de la casa. Es Morante, sus luces y sus sombras. Luces que cuando se encienden logra meter en un rafagazo de pureza a los aficionados. Pero es que tras el gran puyazo de Cristóbal Cruz, Morante volvió a abrir la espita de la esencia con otras tres verónicas y una media que hizo venirse abajo la plaza. Con la muleta, siempre por el pitón derecho, el único que valía, logró muletazos de ‘Morante’, templados, mano baja por donde parece no correr el tiempo… el toro no daba más y mató. Oreja muy agradecida por el matador.

Muletazo de poder de El Juli
Muletazo de poder de El Juli

El Juli siempre es el Juli. Con peor -como el segundo- o mejor toro -el quinto- siempre da todo. En el segundo, un toro descastado, Juli lo intentó, de una forma u otra, pero no había manera de que aquello cogiera fuerza ante un marmolito. En el quinto, un toro más noble que el segundo, El Juli ofreció tandas de mucho poder, y logró, a base de su tesón, meterlo en la muleta. Todo lo ponía el matador porque el de Domingo Hernández se venía a bajo y duró lo que duró. Buena estocada y oreja.

Un antitaurino, llevado por la Policía Nacional
Un antitaurino, llevado por la Policía Nacional

Una tarde de contrastes. De luces y sombras. De apoteosis festivalera y alguien que debería ir al psiquiatra a hacérselo mirar. Pero en este país existe democracia y libertad para protestar… pero como todo en esta sociedad en la que queremos vivir en paz, su libertad termina donde comienza la mía. Yo respeto la suya, y, como decía Sabina, “si no quieren ir a los toros, no vayan, pero dejan de tocarnos los cojones”. Pues eso, cachis.

 

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de La Glorieta. Cuarta de la Feria de la Virgen de la Vega 2016. Tres cuartos de entrada. Toros de Domingo Hernández -el sexto, de nombre ‘Higuero‘, herrado con el número 71 y de 570 kilos de peso, fue indultado- y Garcigrande. Mansos en general.

Morante de la Puebla, silencio y oreja con petición de la segunda.

Julián López ‘El Juli’, ovación y oreja.

Juan del Álamo, oreja y dos orejas y rabo simbólicos.

No hay comentarios

Dejar respuesta