David Salvador tiene ‘hambre’

Alejandro Marcos corta dos orejas y salen en hombros. Toñete, ovación y silencio y David Salvador, que estuvo 'en novillero', ovación y ovación, en la segunda de Feria de Salamanca

Natural de David Salvador al sexto novillo de la tarde, tras una buena paliza

Una tarde de sabores agridulces y olores, maldito el puro del vecino, que hicieron más plomiza la tarde, bien por un encierro de Castillejo de Huebra que no dio muchas facilidades a la terna, aunque tampoco estaba preparada para afrontar semejante reto, y de novilleros en situaciones y con situaciones completamente distintas. Eso sí, el más veterano, Alejandro Marcos, abrió la Puerta Grande al cortar dos orejas al cuarto que, todo hay que decirlo, le tuvieron que saber a gloria bentida, tras la temporada que lleva. Ovaciones y silencios se lllevaron Toñete y David Salvador, aunque ambos son como la noche al día.

David Salvador tiene hambre. Mucha hambre de triunfar. Se le ve dispuesto. Se le ve concienzado. Tiene rasgos de finura. Tiene lo esencial, valor. No rehuye las complicaciones y hace frente a los problemas que le pueden ocasionar los novillos. Estuvo, como suele decirse, ‘en novillero’. Dando la cara. También y todo hay decirlo, al mismo tiempo que atesora virtudes para seguir y salir adelante, debe pulir porque está ‘muy nuevo’. Además, el problema de la espada es mayúsculo. A tenor de los aceros, no se explica que los Alumnos de la Escuela de Salamanca, con la cantidad de novillos que matan en su aprendizaje, no logren acertar en la suerte suprema. Algo ocurre y alguna explicación deben buscar en el centro salmantino. Los aceros le privaron de ser el triunfador absoluto de la tarde, porque, entre otras cuestiones, le plantó cara a un serio novillo, el sexto, y estuvo más que bien en el tercero. Y lo principal, que el público estaba con el joven novillero de La Fuente de San Esteban.

El más veterano y también de La Fuente de San Esteban, Alejandro Marcos, logró abrir la Puerta Grande de La Glorieta tras cortar dos orejas al cuarto novillo, al que toreó con gusto, con distinción, con pinceladas de lo que este chaval atesoraba y por el que muchos apostamos en su momento. Una salida a hombros que le ha debido saber a gloria bendita tras la nefasta temporada que lleva. Triunfar en la tierra a todos nos gusta, pero también hay que ser sinceros y reconocer lo que vale una Puerta Grande en la devaluada Salamanca. Pero la labor de Marcos en el cuarto es el camino que debe seguir. Con humildad, trabajo y responsabilidad claro que pueda triunfar, porque mimbres tiene para hacer un buen cesto. Eso sí, la espada… otra vez la espada. Menos mas que el cuarto toreo como siempre hacía y mató como nunca.

El tercero en discordia un chaval al que por estos pagos nadie conoce, Antonio Catalán ‘Toñete’. Tirando de biografía sabemos que es de familia hotelera, Hoteles Catalán, y también del pueblo de la madre de don Pablo. Hasta ahí. En la plaza, pues la verdad, sin ánimo de ofender, está muy verde para afrontar retos como el que marcaron estos novillos. Estuvo sin estar y a buen seguro que pasó algún rato amargo. Don Pablo, don Pablo… no el chaval que quiere torear, pero sí quien confecciona los carteles. Es cierto que como empresa privada hace y deshace a su antojo, pero luego no se queje de que si la gente no responde que si patatín que si patatán, la eterna canción y el público, pagano, que paga sus 30 euros. Es lo que da este negocio.

Menos mal que a nuestro lado se divertían Álvaro y Sergio. Dos alegres y animosos jóvenes llegados desde Plasencia que con su cubata en la mano intentaban pasar la tarde. Algún aplauso, porque aplaudir hasta el momento, es gratis, pero se divertían y de eso se trata, divertirse. Y por favor, que de una vez prohíban fumar en cualquier lugar público. Es lamentable que toda una fila de aficionados tuviera que abandonar su asiento porque un elemento llegado de no sabemos dónde y con modales casi chulescos, con su gran puro, no respetaba la salud de los demás, cachis.

FICHA DE LA CORRIDA

Plaza de toros de Salamanca. Segunda de feria. Algo más de un cuarto de plaza. Novillos de Castillejo de Huebra, complicados, no ofrecieron facilidades, aunque el público también aplaudió en el arrastre al tercero y al cuarto.

Alejandro Marcos, ovación tras aviso y dos orejas.

Antonio Catalán ‘Toñete’,  silencio tras aviso y silencio.

David Salvador, que debutaba con caballos, ovación tras aviso y ovación.

Se desmonteró Miguel Martín en el sexto, de la cuadrilla de David Salvador, tras dos extraordinarios pares de banderillas.

No hay comentarios

Dejar respuesta