173 parados más en Salamanca en agosto

Fin del ciclo de verano, más desempleo y menos cotizaciones. 173 desempleados más en el ECyL y 147 cotizaciones menos en la Seguridad Social

Oficina del Ecyl de San José

Un año más, se repite el empeoramiento de la situación laboral en Salamanca en este mes de septiembre. Se termina la temporada de verano y el anuncio de las ferias no palia la destrucción de desempleo que nuevamente confirmamos como a duras penas va a ser capaz de mantener los puestos de trabajo que se han creado durante los últimos seis meses.

Después de 6 meses de obtener datos positivos, desde el pasado mes de febrero, el incremento en 173 personas desempleadas más y 147 cotizaciones menos en la Seguridad Social, nos alumbran la confirmación de la tendencia negativa que podemos comenzar a experimentar en estos 4 últimos meses del año.

26.658 personas desempleadas, 4 menos en el sector de la agricultura, 51 más en sector de Industria, 44 menos en la Construcción y 180 más en el Sector de Servicios. Resiste el sector de la construcción pero anuncian la vuelta a la realidad general del año los sectores de Industria y Servicios.

En cuanto a los datos facilitados por la Seguridad Social, 115.577 cotizaciones, reflejándose el descenso tanto en el régimen general, que pierde 110 cotizantes, como en el régimen de autónomos que igualmente desciende en 38.

Respecto a los contratos que se han realizado en este mes de agosto, han sido un total de 10.932, 605 menos que en el mes de julio y vuelve a empeorar la calidad del empleo que se ha generado, con 605 contratos indefinidos (5.53%) y 10.327 temporales (94.46%).

En este aspecto, recalcar que siguen manteniéndose unos niveles de precariedad y temporalidad que en ningún caso apuntan a ninguna mejoría, se mantienen los contratos de duración inferior a 15 y 20 días y se mantiene el porcentaje de contratos a tiempo parcial.

Todo ello, además agravado con la gran cantidad de horas extras que se siguen realizando, sin compensación alguna.

Si hablamos de prestaciones, la situación de igual manera se mantiene en los mismos niveles de pobreza y fomento de la exclusión social.

De las 26.658 personas en desempleo, cobran algún tipo de prestación o subsidio un total de 11.517 frente a 15.141 que no cobran ninguna cantidad, en este último caso es un 56.79% quienes se mantienen en desempleo y sin ingresos.

Respecto a la cantidad media que se percibe, por poner en positivo algún dato de este mes, decir que  con 741.1€ se ha incrementado en 17.3€ con respecto al mes de julio.

Para resumir y en conclusiones comprobamos como en nuestra provincia, una vez que terminan los meses de verano la realidad vuelve y los datos negativos vuelven a ser evidentes.

No podemos aventurar que haya cambiado la tendencia en ninguno de los sectores de producción, de la misma forma que han creado empleo en estos últimos meses podemos comenzar a ver como poco a poco en los últimos meses del año lo destruyen paulatinamente.

La economía española mantiene sus debilidades y apuestas estructurales basada en actividades precarias, estacionales y en muchas ocasiones con poco valor añadido.

Destaca el papel de lastre que sigue jugando el sistema bancario, que tras su rescate público parcial y teórico saneamiento sigue siendo incapaz de cumplir con su función de canalización de recursos financieros para el correcto funcionamiento de la economía real y productiva.

Ante este panorama, es necesario un gobierno que impulse una política presupuestaria que fomente el cambio estructural del aparato productivo, promueva el uso eficiente de los recursos públicos en todos los niveles de la Administración y ayude a recuperar la demanda interna.

El objetivo debe ser sacar la economía española de su patrón tradicional de crecimiento de bajo valor añadido, sin industria, empleo inestable y salarios bajos.

Para ello hace falta aumentar suficientemente la inversión pública y reorientarla hacia la mejora de la calidad y el contenido tecnológico de las empresas, con una mayor presencia de las actividades industriales y de los servicios con mayor valor añadido.

Asimismo, es necesario mejorar el poder de compra de los salarios, para impulsar la demanda interna, un aumento vigoroso del empleo y una rebaja rápida del paro.

No hay comentarios

Dejar respuesta