Peñaranda exhibe a Juan Leal

Plaza de Toros de Peñaranda. Toros flojos de Valdefresno. Paco Ureña, ovación con saludos y oreja. Juan del Álamo, oreja y ovación; y Juan Leal, oreja y ovación de despedida.

Juan Leal dejó destellos de torero de 'verdad' en Peñaranda

Cuando una Feria que funciona se cambia a peor y se viene abajo, qué difícil es levantarla. Pues eso, a buen entendedor… Se esperaba en una plaza de Salamanca -al margen de los festivales- al francés Juan Leal. La espera mereció la pena porque, en La Florida de Peñaranda de Bracamonte, firmó lo mejor de la tarde, tanto en el tercer toro de Valdefresno como en el sexto. Eso sí, falló con los aceros dos faenas que hubieran sido de Puerta Grande. Ureña también estuvo firme y cortó otra oreja y Juan del Alamo se sumó con otro apéndice en tras dos faenas voluntariosas.

El festejo, debido a la flojedad de los toros, que fueron nobles pero con ‘escaso motor’, no tuvo más aliciente que ver a Juan Leal firmar los pasajes más emotivos ante un primer toro manso en los primeros tercios de la lidia, que rompió a embestir con nobleza. Firme el torero buscó meterse en los terrenos del toro y protagonizó lo mejor de la tarde, ya en tablas, con varios circulares por la espalda. En el sexto, otro toro que no sirvió para el lucimiento, Leal se fue a portagayola, puso todo el empeño en la faena, incluso pisando terrenos difíciles, pero el toro no acompañó y marró con el acero.

Es cuestión de seguir la evolución de este joven matador, que ya dejó poso de valor, seguridad y firmeza en su paso por San Isidro ante una corrida mansa y desclasada. Merece la pena, es un pedazo de torero.

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de Toros La Florida de Peñaranda de Bracamonte (Salamanca). Seis toros de Valdefresno, bien presentados, nobles y algo escasos de fuerza.

Paco Ureña, ovación con saludos y oreja.

Juan del Álamo, oreja y ovación con saludos.

Juan Leal, oreja y ovación con saludos.

No hay comentarios

Dejar respuesta