Detenidos dos hermanos por estafar y falsificar documentos para adquirir vehículos

La investigación se inició como consecuencia del incendio de un domicilio en la calle Marineros

Foto: Archivo

Dos hermanos, de 45 y 36 años, han sido detenidos por Agentes de la Policía Nacional como presuntos autores de delitos de usurpación de estado civil, falsificación de documentos y estafa, por utilizar la documentación de un tercero para financiar la adquisición de un vehículo valorado en 10.000 euros, presentando para ello nóminas y datos sobre una cuenta bancaria falsos, a nombre del titular de la documentación.

La investigación comenzó el pasado 27 de julio, al tener conocimiento de un incendio en una vivienda sita en la calle Marineros, que presuntamente había sido provocado, simulando la comisión de un robo.

Las gestiones practicadas por los agentes, permitieron considerar como presunto autor del mismo y del robo de algunos enseres a uno de los detenidos, que se hizo cargo inicialmente de los trámites relacionados con el seguro. El detenido es el cuñado de la titular de la vivienda, que se encontraba fuera de Salamanca, constatándose que era el agente comercial que había tramitado la póliza y que su intención era quedarse con el dinero, sin conocimiento por parte de sus familiares.

Cuando el presunto autor se encontraba detenido en dependencias policiales, la policía recibió una llamada telefónica por parte de un ciudadano manifestando que había recibido una notificación de un concesionario de automóviles para recoger un vehículo que había adquirido, cuando él no había efectuado compra alguna.

Las gestiones permitieron constatar que el detenido, junto con su hermano, había adquirido el vehículo utilizando el DNI que había recibido de la víctima para el trámite de una póliza de seguro, junto con nóminas y datos como titular de una cuenta bancaria a su nombre, para hacer frente a los pagos con la financiera.

Los dos detenidos, con antecedentes por hechos de la misma tipología delictiva, han sido puestos a disposición judicial.

No hay comentarios

Dejar respuesta