A por uvas en Guijuelo

El Cid y Damián Castaño salen en hombros de la plaza de toros de Guijuelo. David Mora corta un apéndice.

El Cid y Damián Castaño, por la 'falsa' Puerta Grande de Guijuelo

La Villa Chacinera, que es lo mismo que decir Guijuelo, celebra sus fiestas patronales en honor de la Virgen para las que, entre otras programaciones, el Ayuntamiento organiza una importante Feria Taurina que, cómo no, también supone un esfuerzo económico en tiempos de crisis y ‘techo de gasto’ al gusto del ministro Montoro. Tres carteles distintos, de toreo a pié y caballo, para gustos dispares y de interés e intereses bien distintos.

Esta primera tarde de toros se saldó con la pobre salida en hombros de El Cid y Damián Castaño, mientras que David Mora lo hacía en solitario y a pié. Digo pobre porque los cuatreños de Moisés Fraile se fueron al desolladero con más orejas de las que hubiera sido normal dado el juego de astados y también juego de aceros. Dos toreros experimentados, con momentos distintos y situaciones, también, distintas, como son El Cid -ya en un proceso de semi retirada- y David Mora que acaba de salir de un serio percance y larga recuperación. Los dos dejaron destellos, momentos, pequeños instantes de que saben hacer y ‘hacían’ buen toreo, de mucho temple, poder y cómo no, gusto. Pero los aceros no fueron su fuerte, tal fue así que El Cid en el primero adelantó la vendimia para ir a por uvas. En el cuarto, bueno, con los aceros así así, pero estuvo bien y profundo con la muleta y cortó dos orejas, quizás demasiado premio. Quizás, quizás, quizás… dice el bolero.

Por contra, David Mora también se convirtió en vendimiador en el segundo toro, donde se vio algo apretado en el capote, pero con la muleta estuvo como él sabe, gran dominador y mucho temple. En el quinto cortó una oreja, también tras pinchar, en otra faena en la que no desmereció. Pero su paso por Guijuelo fue… sin más.

Y también estuvo Damián Castaño, el pequeño de la ‘saga’, que, como siempre, salió a darlo todo. Algo acelerado en toda la tarde, aunque tiene su perdón porque Damián está hambriento de toro y traje de luces. En el primero también fue a buscar uvas, aunque el público, siempre generoso en Guijuelo con este torero, le otorgó una oreja, cachis. En el sexto, donde cortó otro apéndice, Castaño pasó un serio, pero que muy serio susto al entrar a matar y ser volteado de muy malas maneras. Hizo de ‘tripas corazón’ y se quedó en el ruedo con la ‘paliza’ que llevaba arriba quedando visto para exploración médica posterior. Es que, sin entrar en otras cuestiones, lo que Salamanca le niega, Guijuelo se lo da.

Una corrida que no pasará a la historia del toreo en Guijuelo, cuando muy bien hubiera podido pasar. De un posible festival de orejas se quedó en cuatro apéndices para que El Cid y Damián Castaño salieran por la ‘falsa’ Puerta Grande del coso chacinero.

Para hoy, San Roque, caballos con Hermoso de Mendoza, Manuel Manzanares y Óscar Mota, con toros de Sánchez y Sánchez. Para los amantes del toreo a caballo, un buen festejo. Y el miércoles, ‘La Corrida’, con Del Álamo, Garrido y Roca Rei que vienen de triunfar este lunes taurino.

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de Guijuelo. Primera de ciclo. Tres cuartos de entrada. Toros de El Pilar, bien presentados, nobles y de buen juego en general. Al inciarse el paseíllo se tocó el Himno Nacional, y después, a su final, un minuto de silencio en memoria de Víctor Barrio. Corrida animada por la Banda de Música de Alba de Tormes.

El Cid, silencio y dos orejas.

David Mora, silencio y oreja.

Damián Castaño, oreja en ambos.

No hay comentarios

Dejar respuesta