Un coche de 40 años y pensado para nadar

El Museo de Automoción de Salamanca muestra un coche que estaba preparado para ir por el agua

El peculiar vehículo que se exhibe en el Museo de la Automoción (Foto: Europa Press).

El Museo de Automoción de Salamanca muestra un coche de hace 40 años preparado para correr y nadar, se trata de un experimento que no cuajó y que quedó como una prueba automovilística que apenas tuvo continuidad, pero todavía quedan vestigios de aquello, de aquel coche conocido popularmente como ‘Gato Montés’ y que surgió como derivado del motor de todo un clásico, el ‘Citröen 2 CV’.

La idea inicial, de inicios de la década de los 70, fue poner en el mercado un vehículo que permitiese a sus ocupantes rodar por el asfalto a velocidades de hasta 60 kilómetros por hora y poder navegar con él por superficies acuáticas a un máximo de ocho kilómetros por hora.

Este coche ‘anfibio’ de motor Citröen, derivado del popular ‘2 CV’ y fabricado en España, se presentó oficialmente en el Salón del Automóvil de Barcelona en 1971, pero “no gustó” en el Ejército ni en la Guardia Civil, a quien iba destinado inicialmente, de ahí que saliese a la venta para particulares, recuerda el coleccionista y experto Ramón Domingo García.

De este coche, según sus palabras, apenas queda una veintena de ejemplares y uno de ellos actualmente se puede ver en el Museo de Historia de la Automoción de Salamanca, dentro de la exposición temporal ‘Citroën 2 CV. La gran familia’.

El ‘anfibio’ presente en esta muestra es de color rojo y exhibe una carrocería idéntica al Citröen Mehari, con motor de 602 centímetros cúbicos y con embrague adaptado a sus necesidades.

Según la información que muestra el Museo de Historia de la Automoción de Salamanca, con el propósito de que el coche pudiese sortear las aguas y no ahogarse en el intento, los ingenieros diseñaron para él un pequeño bastidor estanco unido a la carrocería, en el que iba el motor y que le permitía funcionar en esas condiciones acuáticas.

La gran familia

La exposición ‘Citroën 2 CV. La gran familia’ – en la que se puede ver el ‘anfibio’- permanecerá abierta hasta el 2 de octubre y presenta hasta 15 diferentes modelos y versiones de un coche que acompañó a varias generaciones de españoles, una exposición pensada como “un guiño” al turismo familiar que llega en verano a la ciudad, destaca el concejal de Cultura del Ayuntamiento de Salamanca, Julio López Revuelta.

Así, el Museo de Historia de la Automoción de Salamanca quiere rendir homenaje a este modelo de automóvil que, dentro del ámbito de los vehículos populares, se ganó la consideración de verdadero icono en la historia del automóvil.

Tuvo un gran éxito comercial, fabricándose ininterrumpidamente 5.200.000 unidades, desde 1949 hasta 1990; utilizado tanto en el ámbito rural como urbano, el 2 CV pasó a ser “el símbolo de todo un estilo de vida”, indica Julio López.

En la muestra se exponen automóviles originales de esta gran familia con modelos como el AZL, ‘Charleston’, Márcatelo ‘Zapatillas’, ‘Dolly’, AMI, furgonetas AZU, AKS y Dyane 6 400, C8, Mehari, Dyane 6, y un modelo deportivo, entre otros, además del singular vehículo anfibio.

No hay comentarios

Dejar respuesta