Podemos consulta el expediente completo de la mina de uranio

En los últimos días Isabel Muñoz, procuradora por la provincia de Salamanca, ha consultado en las dependencias de la Junta de Castilla y León en Salamanca la documentación que había solicitado a la mesa de las Cortes el pasado 19 de abril.

Isabel Muñoz (a la izquierda), procuradora de Podemos por Salamanca

Isabel Muñoz, procuradora en las Cortes de Castilla y León por la provincia de Salamanca, ha consultado recientemente en la Junta de Castilla y León la documentación que solicitó el pasado 19 de abril relativa al proyecto de mina de uranio a cielo abierto en Retortillo-Santidad (Salamanca). La procuradora ha tenido que acudir varios días a la Delegación Territorial porque por un error en las diligencias administrativas, el expediente facilitado se encontraba incompleto: faltaban los últimos documentos tramitados y la documentación referente a Fomento y Medio Ambiente, fundamental para todo este proceso.

El personal del Servicio de Energía y Minas subsanó con diligencia la falta de documentación dependiente de este servicio y en una segunda visita a la Delegación Territorial la procuradora ha podido terminar de revisar la extensa documentación dependiente de este Servicio; así como consultar los documentos del Servicio de Medio Ambiente. Próximamente revisará los relativos al Servicio de Fomento.

Isabel Muñoz ha solicitado fotocopias de algunos documentos y ha podido comprobar las circunstancias en las cuáles se ha tramitado este expediente durante los últimos años. Tras estas gestiones, el Grupo Parlamentario de PODEMOS en las Cortes de Castilla elaborará un informe con el fin de realizar  una serie de iniciativas encaminadas a conocer los motivos por los cuáles este proyecto ha obtenido varios permisos o licencias de parte de la Junta de Castilla y León y otros organismos como la Confederación Hidrográfica del Duero.

El proyecto de mina

El proyecto de mina de uranio a cielo abierto que promueve la multinacional australiana Berkeley en el Campo Charro para la exportación de ese elemento básico de la peligrosa industria nuclear mundial, es una actividad que tendrá un alto impacto en la salud de las personas, especialmente de los habitantes de las localidades cercanas, y en el medio ambiente, una riqueza común que debemos preservar como recurso natural, agrario y turístico. A mayores de las consecuencias de esta actividad, el proyecto desprecia absolutamente la salud de las personas y del medio, al dispersar partículas en la atmósfera, al verter las aguas residuales al río Yeltes y arroyos Caganchas, Santidad y Valdemanzano, en los términos municipales de Retortillo y Villavieja de Yeltes.

La afección de la única mina de uranio a cielo abierto de Europa a esta Reserva de la Biosfera por la UNESCO no sólo se ceñirá al impacto visual o paisajístico, a la construcción de las instalaciones necesarias y cintas transportadoras, o al movimiento de tierras, también a la creación de una nueva carretera que dé servicio a esta industria.

Sobre este proyecto de mina de uranio, la cual estaría en funcionamiento entre 10 y 18 años, se ciernen serias sospechas tanto por las autorizaciones conseguidas por el mismo como por las relaciones entre las autoridades implicadas en posibilitarlos y las prebendas obtenidas.

Desde el Grupo Parlamentario de PODEMOS en las Cortes de Castilla y León, como no puede ser de otra manera, se respalda la labor de la Plataforma Ciudadana “¡Stop Uranio!” y se condenan los intentos de la multinacional Berkeley para acallar y amedrentar a estos vecinos.

No hay comentarios

Dejar respuesta