Estudiantes Usal, guías en ‘Ruta de las huellas fósiles’ de Monsagro

Se abre la segunda edición de las visitas guiadas por geomonitores en esta ruta creada por Geología, la Diputación y el Ayuntamiento de Monsagro

Fósiles en Monsagro

Un grupo de estudiantes de los grados de Geología e Ingeniería Geológica de la Universidad de Salamanca participarán como geomonitores en la “Ruta de las huellas fósiles” de Monsagro. Hasta el día 1 de septiembre, los alumnos en prácticas explicarán en varios idiomas los detalles de esta ruta paleontológica urbana.

Se continúa así la colaboración iniciada entre el departamento de Geología, la Diputación de Salamanca y el Ayuntamiento de Monsagro para la creación de esta ruta, que contó con más de 4.500 visitantes de diversas nacionalidades el año pasado.

Mediante esta ruta se pretende dar a conocer las numerosas pistas fósiles que adornan buena parte de las fachadas de la localidad. Estas marcas del pasado son el resultado de la acción de las olas sobre un fondo marino arenoso y de la actividad de múltiples organismos que lo poblaban hace 450 millones de años: gusanos (Skolithos, Daedalus), trilobites (Cruziana, Rusophycus). En aquel entonces, Monsagro se localizaba a una latitud muy diferente de la actual, en el Hemisferio Sur, cerca del Polo.

Fósiles en Monsagro
Fósiles en Monsagro

La ruta de las huellas fósiles: Un paseo por los mares antiguos de Monsagro

La localidad de Monsagro, a los pies de la Peña de Francia, esconde al visitante una original propuesta: la ruta de las Huellas Fósiles, un nuevo itinerario urbano que descubre y explica las huellas de distintos organismos de hace 450 millones de años, visibles en casas, calles y fuentes de este pueblo.

En aquella época un océano helado cubría gran parte de la Península Ibérica, que estaba situada muy cerca del Polo Sur. En ese mar de aguas poco profundas vivían distintos organismos, como los trilobites, ya desaparecidos, gusanos y otras especies, cuyos rastros quedaron grabados en los fondos marinos arenosos, en las cuarcitas.

Así es posible observar Cruzianas, que reflejan los desplazamientos de los trilobites, o Rusophycus, que representan zonas de reposo. Los gusanos marinos han dejado huellas como los Skolithos o galerías verticales, utilizadas de morada y estructuras en forma de cono llamadas Daedalus.

Además de este paseo por los mares antiguos, Monsagro ofrece otras interesantes propuestas, como es el museo etnográfico de la cultura tradicional y de la caza, las antiguas eras levantadas sobre muros, el recoleto puente de la Yunta o un baño en el charco de los Mozos. Imprescindible subir a la Peña de Francia, santuario de la Virgen Negra y espléndido mirador a 1.723 metros de altura.

No hay comentarios

Dejar respuesta