El PSOE pide transparencia para renovar las luminarias en la capital

El Grupo Municipal Socialista además de acusar al alcalde de falta de transparencia y de ocultar información, duda de la legalidad de este acuerdo que en un principio en nada beneficia a los ciudadanos y sí a la empresa con la que se pretende firmar dicho acuerdo.

Arturo Ferreras y José Luis Mateos, concejales del PSOE en el Ayuntamiento de Salamanca

El Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Salamanca ha mostrado su disconformidad, en la sesión de la Comisión de Contratación celebrada hoy en el Consistorio salmantino, en relación al acuerdo entre el Ayuntamiento de Salamanca, y la empresa pública Sociedad Pública de Infraestructuras y Medio Ambiente de Castilla y León, Somacyl, para el cambio de las luminarias en la ciudad de Salamanca.

Los concejales socialistas han acusado al alcalde de falta de transparencia y de ocultar información sobre este asunto, que presentó y anunció en el mes de mayo, tras comprometerse que en dos meses estaría listo el estudio, la auditoría para estudiar la infraestructura y sus costes, y la propuesta económica realizada por la empresa para realizar el cambio de la luminarias entre lo que queda de este año y el próximo.

El Grupo Socialista, ante la ausencia de información, la falta de transparencia, y el retraso en explicar las condiciones de dicho acuerdo, duda sobre su legalidad y afirma que en un principio sólo va a servir para incrementar la cuenta de beneficios y de resultados de una empresa pública, Somacyl, perteneciente a la Junta de Castilla y León a cuenta del dinero de todos los salmantinos. Y que dicho convenio, para la renovación del alumbrado público a día de hoy, y nunca mejor dicho, ofrece más sombras que luces, beneficiando única y exclusivamente a largo plazo a la empresa creada por la Consejería de Fomento que está haciendo negocio con las administraciones locales que son del mismo signo político.

El PSOE argumenta que con este acuerdo, del que se desconocen todos los términos y las condiciones, el Ayuntamiento perderá el control y la gestión de un servicio básico como es el del alumbrado público, renunciando al posible ahorro que una gestión propia de este servicio podría generar a la ciudad, y que según el convenio cede a la empresa a la que entrega la gestión, empresa que por otra parte según parece no cuenta con los medios propios para acometer la obra del cambio de luminarias y que tendría que sacar a concurso o subcontratarla.

No hay comentarios

Dejar respuesta