Venancio Blanco descubre los secretos de su taller

Venancio Blanco descubre los secretos de su taller en su nueva exposición en Salamanca en la sala de exposiciones de Santo Domingo.

Venancio Blanco y autoridades en la inauguración de la muestra./ Europa Press

El escultor Venancio Blanco destaca siempre en sus actos públicos que él es “un hombre de taller”, y precisamente esa labor “íntima” es la que protagoniza su nueva muestra en la sala de exposiciones de Santo Domingo en Salamanca. En este espacio, cuyos exteriores alberga permanentemente obra de este artista de Matilla de los Caños del Río (Salamanca) y en cuyos interiores rotan también sus creaciones, acoge ahora y hasta septiembre la muestra titulada ‘Divertimentos de taller’.

Esta exposición reúne más de un centenar de obras entre esculturas, dibujos, óleos y grabados, que acercan sus pasos en el taller  como “kilómetro cero” antes de tomar forma definitivamente sus trabajos.

Su autor ha confesado durante la presentación de la muestra que es en el taller donde la materia se convierte en obra de arte y que, dentro de este proceso, “el dibujo es la esencia, es lo que decide la materia”. Y, sobre esa tarea de creación y además del dibujo, Venancio Blanco ha dicho:”es más importante la inexperiencia que la experiencia, porque te obliga a seguir haciendo cosas nuevas”.

En la presentación también han intervenido al presidente de la Diputación de Salamanca, Javier Iglesias, el concejal de Cultura y Turismo de Salamanca, Julio López, y el director general de la Fundación Mapfre, Julio Domingo Souto. Las tres autoridades han coincidido en que Venancio Blanco es “uno de los grandes creadores” de la actualidad y una persona que tiene en su trabajo diario un “permanente aprendizaje”.

Exposiciones

La primera muestra que se llevó a cabo fruto de esta colaboración fue “La música en la escultura de Venancio Blanco” (31 de enero-14 de junio de 2015) fue visitada por 11.937 personas. La segunda “Obra religiosa” (15 de julio 2015-10 de enero de 2016) ha sido visitada por 7.138 personas.

Esta nueva muestra que lleva por título “Divertimento de taller”, reúne más de un centenar de obras entre esculturas, dibujos, óleos y grabados. Con esta original exposición, la Fundación Venancio Blanco se ha propuesto acercar al gran público, los rincones más íntimos del taller del Artista como punto de partida para comprender el modo de trabajar del artista salmantino.

Se exponen obras como “Desnudo o Maternidad” (1959), una de las primeras esculturas fundidas por Venancio y su hermano Juan Blanco. Su fundición fue decisiva para la trayectoria artística del escultor. También el monumento a Jorge Manrique “El Profeta” realizada por Venancio Banco en 1981; el Boceto del Premio del Consejo Superior de Deportes: Fórmula I (1979); y óleos realizados en sus vacaciones estivales, cuadernos de viaje etc…

Divertimentos de Taller son el resultado de un juego y un aprendizaje que no responde a una disciplina concreta, pero donde se hace patente la inquietud del artista. No responden a ningún encargo, surgen solas en el día a día del taller. Venancio siempre dice que las obras están ahí, en la naturaleza, en la vida y el artista tiene la misión de descubrirlas y darles forma. Las hay nacidas de la casualidad y de la espontaneidad: Venancio descubre un peregrino, un ave, en la mancha que surge de limpiar un rodillo, también a San Pancracio entre unos pedazos de escayola…

Entre estos divertimentos encontramos, asimismo, dibujos rápidos que Venancio hace en cualquier material que esté a su alcance en el taller, ya sea una caja de cartón, una tablilla, un sobre viejo… Así surge, por ejemplo, un dibujo de la escultura con la que ingresó en la Academia realizado con escayola líquida. También los dibujos realizados en los días de descanso, a modo de ejercicio personal, como introspección ante un vaso con flores o aquellos en los que experimenta con nuevos materiales, como las últimas felicitaciones navideñas creadas con ceras infantiles.

Divertimentos y a la vez auténticas obras maestras son aquellas esculturas de pequeño formato que Venancio inventa cada día en el rincón de la cera del taller, esculturas que surgen de jugar superponiendo volúmenes, planchas de cera que se transforman en maternidades, toros, coches, caballos o pequeños caprichos como los cubos “entroncados” o los arbolitos de madera.

Los divertimentos son, en general, obras más personales e íntimas que además permiten aprender y avanzar, pues ofrecen en múltiples ocasiones la “lección del error” que resulta –según Venancio– la más valiosa de todas. Estos “errores” suponen en ocasiones grandes hallazgos como aquellos primeros defectos de fundición.

Venancio Blanco

Nació en Matilla de los Caños (Salamanca) en 1923 y formó parte del grupo de los Seis Escultores que se crea en los años 60 en Madrid, a los que se les ha agrupado dentro de la escultura neofigurativa. Desde 1977 es miembro de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y pertenece igualmente a otras Academias en España y en Roma. En 1981 fue nombrado director de la Academia Española de Bellas Artes en Roma.
Ha sido galardonado con diversos premios nacionales e internacionales tales como Premio Nacional de Escultura, Primera Medalla en la Exposición Nacional de Bellas Artes, Gran Premio de Escultura en la V Bienal de Arte de Alejandría, Medalla de Oro en la IV Bienal de Arte Sacro de Salzburgo Premio de las Artes de Castilla y León y Medalla de Oro de la Ciudad de Salamanca (2015).

Su obra en encuentra en diversos museos y colecciones particulares de España y del extranjero, entre los que destacan el Museo del Vaticano en Roma, Museo Nacional de Arte Contemporáneo Reina Sofía en Madrid, Museo de Bellas Artes de Salamanca, Museo de Bellas Artes de Amberes, Museo Nacional de El Cairo, Catedral de la Almudena en Madrid o el Museo de Escultura al Aire Libre en Alcalá de Henares. Igualmente cuenta con el Museo Religioso Venancio Blanco, de la Fundación Mapfre, en el Plantío (Madrid).
En el año 2009 se crea la Fundación Venancio Blanco, que pretende contribuir a una mayor presencia y protagonismo del arte en la sociedad, partiendo de la obra y persona de Venancio Blanco. El mayor esfuerzo de la Fundación se dirige a fomentar y difundir la escultura y el dibujo, sin olvidar los distintos oficios y materiales del taller como el modelado, la fundición o el trabajo con las diferentes materias.

Obra de Venancio Blanco en Salamanca

Monumento al Vaquero Charro. Pza de España. Salamanca
Monumento a Gerardo Gombáu. Pza de San Julián. Salamanca
Monumento a San Francisco de Asís. Campo de San Francisco. Salamanca
Relieve. Instituto de Educación Secundaria Venancio Blanco. Salamanca
Medallón del Rey Juan Carlos y Dña. Sofía. Plaza Mayor de Salamanca
San Fernando. Cuartel de Ingenieros General Arroquia. Salamanca
Santa Teresa. Alba de Tormes. Salamanca
Colecciones privadas

No hay comentarios

Dejar respuesta