El Ayuntamiento escolariza a todos los menores gitanos

El Programa de Mediación Intercultural dirigido a familias gitanas en riesgo de exclusión logra escolarizar a todos los menores. El Ayuntamiento de Salamanca trabajó en la última edición con 31 familias integradas por 127 personas

El Ayuntamiento de Salamanca trabajó en la última edición con 31 familias integradas por 127 personas

Los problemas de educación -sobre todo escolarización-, sanidad, vivienda y trámites administrativos, entre otros varios, son los principales que vive la sociedad gitana en Salamanca. Por ello, desde el Ayuntamiento se ha desarrollado el Programa de Mediación Intercultural que, según los datos ofrecidos a los medios de comunicación, ha trabajado en su última edición con 31 familias gitanas en riesgo de exclusión social. Así ha informado hoy en rueda de prensa la concejala de Familia e Igualdad de Oportunidades, Cristina Klimowitz, quien ha destacado que este programa llega este año a su undécima edición tras ayudar a más de 400 familias.

La edil ha concretado que dentro de las familias se ha trabajado con 127 personas, de las que 74 son menores de edad.  En total, se han realizado 571 intervenciones, un 110% más que en la edición anterior, para lograr 150 objetivos en cuatro áreas, que son educación, salud y alimentación, vivienda, y trámites administrativos.

En el caso concreto de educación —ámbito importante porque el 42% de las familias son pareja con hijos menores—, Cristina Klimowitz ha destacado que la intervención ha logrado escolarizar a todos los niños; aumentar en más de 36 puntos el número de menores que asisten puntuales a su centro escolar; pasar del 44,1% al 69,5% los alumnos que tienen un buen comportamiento en clase; y reducir el absentismo escolar en un 25%.

En el área de salud, este programa ha conseguido que el 100% de los niños tengan en la actualidad las vacunas adecuadas a su edad, según ha añadido la concejala de Familia e Igualdad de Oportunidades, quien ha señalado que se han promovido también hábitos saludables, como el consumo de verdura, que aumentó en un 300% entre los menores tras la intervención y del pescado, en un 154,5%.

Igualmente, en el ámbito de vivienda, se ha logrado que ninguno de los hogares presenten, tras las intervención, riegos para los menores, como enchufes sin protección o productos tóxicos a su alcance. A través de este programa se ha apoyado, además, a las familias en dificultades económicas a tramitar a ayudas para el pago del alquiler.

Cristina Klimowitz ha indicado, además, que los mediadores han apoyado a las familias en la realización de trámites administrativos necesarios, como el reconocimiento  de discapacidad, de dependencia o la solicitud de Renta Garantizada de Ciudadanía.

Como resumen, la concejala ha indicado que el programa ha finalizado con un alto grado de cumplimiento de los objetivos, siendo del 89,6% en educación; del 85,3% en salud y alimentación; del 84,6% en viviendas; y del 94,1% en trámites administrativos.

Funcionamiento del programa

La concejala ha recordado que el Ayuntamiento de Salamanca forma, en una primera fase a los futuros mediadores, que son también personas gitanas, en diferentes áreas: mediación intercultural, educación vial; educación sanitaria; habilidades sociales; trabajo con grupos; alfabetización; igualdad de oportunidades, y prevención de riesgos en el hogar.

Finalizada esta fase formativa, el Ayuntamiento de Salamanca contrata a los participantes que han superado con éxito el curso de formación para realizar la intervención en los hogares. Estos mediadores ofrecen información asequible sobre diferentes temas educativos, culturales y sanitarios, con el objeto de mejorar la salud, disminuir el absentismo escolar, adquirir hábitos saludables y de reducir los riesgos en el hogar, entre otros asuntos.

Balance positivo del programa

La concejala de Familia e Igualdad de Oportunidades ha informado que, desde la puesta en marcha de este programa en 2005 se han logrado avanzar en ámbitos muy importantes, como la sanidad y la educación.

No obstante, ha incidido en que es necesario continuar trabajando con familias gitanas en riesgo de exclusión porque se trata de cambios que deben consolidarse en el tiempo.

No hay comentarios

Dejar respuesta