La construcción de El Corte Inglés no excede la edificabilidad

Los informes municipales del Ayuntamiento de Salamanca concluyen que no hay exceso de edificabilidad en la construcción de El Corte Inglés de Salamanca

El concejal de Fomento del Ayuntamiento de Salamanca, Carlos García Carbayo, esta mañana ante los medios de comunicación

El ‘caso El Corte Inglés’ parece ser que avanza hacia su final de una manera satisfactoria para todas las partes, sobre todo para la ciudad y su economía y, más que nada, para mantener los cerca de 700 puestos de trabajo directos que genera este centro comercial. Tal es así, que el concejal de Fomento del Ayuntamiento de Salamanca, Carlos García Carbayo, comparió esta mañana ante los medios de comunicación para anunciar que había entregado en la Comisión de Fomento los informes elaborados por el Patronato de la Vivienda y Urbanismo sobre el documento realizado por el arquitecto Fernando Lombardía Morcillo respecto a la modificación del PGOU para el sector de El Corte Inglés.

Los informes municipales concluyen que “no hay exceso de edificabilidad” en la construcción de El Corte Inglés y que la propuesta de incluir Las Adoratrices en un nuevo sector es “inviable”. Del mismo modo señalan que el proceso urbanístico “contó con la aprobación de todas las Administraciones, que toda la gestión urbanística y la urbanización ya se han realizado y que el Ayuntamiento y la ciudad de Salamanca han recibido las compensaciones pactadas”.

García Carbayo destaca que la construcción del centro comercial ha supuesto la creación de 700 puestos de trabajo, “cuyo mantenimiento es una prioridad para este Ayuntamiento” y la ejecución de una inversión de 80 millones de euros.

Ante esta situación “favorable para la ciudad de Salamanca”, el concejal de Fomento no se explica cómo puede “existir una estrategia paralela que pide la ejecución de la sentencia”. Esto, a su entender, además de que el “equipo de Gobierno no tenía conocimiento, no sabemos si algún otro grupo sí, es una auténtica locura” en cuanto a urbanismo, pagos y obras. Solo hay que imaginarse demoler el Centro Municipal de Cultura Julián Sánchez El Charro…

Los informes municipales recogen que no hubo exceso de edificabilidad en la construcción de El Corte Inglés ya que consumió 31.769 metros cuadrados de edificabilidad, sin alcanzar el máximo autorizado de 31.780 metros cuadrados. Por ello, señala que los cálculos que realiza el informe de Lombardía, que concluían con la existencia de un exceso de edificabilidad de 21.650 metros cuadrados “son erróneos, porque parten de datos catastrales que no son reales ni coincidentes con los proyectos presentados y las licencias concedidas, y porque esos cálculos no tienen en cuenta las normas generales de edificación del vigente PGOU”.

Respecto a la propuesta de incluir Las Adoratrices en un nuevo sector, se indica que es “inviable porque esos terrenos ya han desarrollado prácticamente su planeamiento y gestión urbanística estando sólo pendiente su urbanización”.

El concejal de Fomento también ha explicado que los informes municipales resaltan que “todo el proceso urbanístico contó con la aprobación de las administraciones intervinientes -estatal, autonómica y local- y que se realizaron las compensaciones oportunas”.

Importantes ventajas para la ciudad

El convenio rubricado en verano de 2003 entre el Ayuntamiento de Salamanca, el Ministerio de Defensa y el Corte Inglés, que culminaba casi dos décadas de negociaciones, supuso importantes beneficios para la ciudad. Gracias a este convenio, el Corte Inglés impulsó urbanizaciones e infraestructuras por valor de 10.800.000 euros, sin coste alguno para las personas de Salamanca, además de 700 nuevos puestos de trabajo directos.

El Corte Inglés sufragó íntegramente los 4.343.000 euros del Centro Cívico Julián Sánchez ‘El Charro’, de titularidad municipal y que utilizan diariamente numerosas entidades y colectivos vecinales, deportivos, culturales, juveniles, mayores, etcétera. Al incorporar numerosas mejoras, el coste de este moderno y accesible centro cívico pasó de los 3.200.000 euros estimados a 1.143.000 más, que asumió también el Corte Inglés sin coste alguno para las salmantinas y salmantinos.

Gracias al acuerdo, el centro comercial también abonó los 2.600.000 euros para la compra de los terrenos del ISPE -actual campo de fútbol ‘Nemesio Martín’- que cuenta con cerca de 8.000 metros cuadrados y que pasó a ser de titularidad municipal sin coste alguno para el Ayuntamiento.

El Corte Inglés también invirtió 3.826.000 euros para la urbanización de esta poblada zona del barrio de Garrido. En concreto construyó una nueva plaza pública en los antiguos terrenos del cuartel Julián Sánchez el Charro, la actual plaza de la Concordia, con casi 9.000 metros cuadrados y con más extensión que la propia Plaza Mayor, sin que el Ayuntamiento tuviera que hacer inversión alguna. Además de todos los entornos, que también urbanizó la firma comercial, como la calle Alonso Ojeda, esta zona ganó una nueva calle, la actual Víctimas del Terrorismo, y 216 nuevas plazas de aparcamiento en superficie reordenando el tráfico y mejorando la seguridad vial de la zona.

Asimismo, El Corte Inglés, por indicación de la Junta de Castilla y León, construyó más plazas de aparcamiento subterráneo de las inicialmente previstas hasta, en seis sótanos, llegar a más de 1.200 en una zona de la ciudad con déficit de estacionamiento por la alta densidad de población. Además de este gasto de 10.800.000 euros para la ciudad, el Corte Inglés realizó una inversión de 80 millones de euros en el centro comercial, que da trabajo a 700 familias salmantinas.

Se trató de una operación urbanística que, partiendo de unas instalaciones militares sin uso y abandonadas, “transformó radicalmente el barrio más populoso de Salamanca dotándolo de mejores servicios y de una imagen más moderna” recalca García Carbayo.

El resultado final para la ciudad de Salamanca fue que “de un sector con un cien por cien de propiedad privada, se pasó a un sector urbanístico con un 70 por ciento de espacios de dominio y uso público”, explica el concejal de Fomento.

Por otra parte, el Ministerio de Defensa aportó a la ciudad de Salamanca el Polvorín de Tejares, un espacio de más de 442.000 metros cuadrados, valorado en 541.364 euros, que también pasó a ser de titularidad municipal gracias al citado convenio.

Por último, García Carbayo ha manifestado que el Ayuntamiento de Salamanca “continuará buscando, desde el diálogo con el resto de grupos municipales, una solución urbanística definitiva para solventar un procedimiento pendiente desde hace casi diez años”.

No hay comentarios

Dejar respuesta