El Juzgado archiva las querellas de Aesco contra Confaes

El Juzgado de Instrucción número 2 de Salamanca ha archivado la querella interpuesta por la Asociación de Comercio AESCO contra la patronal CONFAES, su secretario general y el anterior presidente de la Confederación.

El empresario Benjamín Crespo entra en los juzgados de Salamanca

La guerra entre los empresarios de Salamanca parece que va dejando las cosas un tanto claras en cuanto al tema judicial. Porque la misma no se dirime solo a nievel político, donde el equipo de Gobierno del PP tiene mucho que decir, o en las más o menos empresas que se suman a unos y otros, sino que también en los juzgados. Ahora ha sido el el Juzgado de Instrucción número 2 de Salamanca el que ha archivado la querella interpuesta por la Asociación de Comercio AESCO contra la patronal CONFAES, su secretario general y el anterior presidente de la Confederación.

Esta es la segunda de las querellas de AESCO que ha sido archivada, y que viene a demostrar, como denunció CONFAES, que la presentación de acciones judiciales era un montaje para intentar desestabilizar y desacreditar a la Organización. Además de desestimar todas las imputaciones, el auto judicial reconoce como cierta la deuda de más de 300.000 euros que AESCO mantiene con la Confederación. Desde CONFAES se señala que tanto los responsables de AESCO, Benjamín Crespo y Emilio Checa, como toda su Junta Directiva tendrán, muy probablemente, que responder ante el juez de esta deuda.

Confaes considera, tras conocerse el archivo de la querella interpuesta por AESCO que “se pone en evidencia que los litigios emprendidos contra la Confederación no fueron más que una maniobra de Benjamín Crespo y Emilio Checa para tapar sus vergüenzas ocultando la caída de asociados de los últimos años, los 187.000 euros de El Corte Inglés no justificados, y los más de 300.000 euros, fruto del incumplimiento de un contrato que adeuda a CONFAES”.

En este sentido, fuentes de la patronal salmantina señalan, que “se ha pretendido hacer mucho daño tanto a la institución como a los trabajadores de esta Confederación, y por eso se exigirán responsabilidades, no solo a Benjamín Crespo y a Emilio Checa, sino también a toda la Junta Directiva de AESCO (Alfonso Barbero, Yolanda Garcia, Javier Martín Loreto, Bienvenido Sanchez Marcos y Jesus Núñez Paniagua), que se han dejado arrastrar en una batalla particular y personal del secretario y el presidente de la Asociación de Comercio”.

La Asociación de Comercio AESCO, Benjamín Crespo y Emilio Checa iniciaron este verano “una campaña difamatoria contra CONFAES basada en acusaciones que hoy se demuestran sin fundamento interponiendo una querella contra cinco directivos de Adventia por un presunto delito societario derivado del cobro de dietas. Auto, que el pasado 3 de marzo quedó desestimado, antes de iniciarse la instrucción, dejando claro queel cobro de dietas en Adventia es legítimo y, sobre todo, legal”.

A este auto judicial, se suma, ahora la decisión del Juzgado de Instrucción número 2 de Salamanca que ha archivado una segunda querella interpuesta contra la patronal CONFAES, su secretario general y el anterior presidente de la Confederación por un delito de estafa, falsedad documental y revelación de secretos. Los problemas judiciales iniciados por AESCO se han vuelto en su contra a la vista del archivo de las dos querellas, y de la sentencia dictada el pasado dia 18 de febrero en la que se condena al Presidente de la Asociación de Comercio, Benjamín Crespo por un delito de amenazas contra dos trabajadores de la Confederación.

Los equipos jurídicos de la Confederación valoran el montante económico de la reclamaciones, que de forma inmediata se presentaran ante los tribunales para reparar el daño tanto económico como reputacional que ha sufrido la Confederación, sus directivos y sus trabajadores, así como el grado de participación de los integrantes de la Junta Directiva de AESCO.

No hay comentarios

Dejar respuesta