Ordenación urbanística “transitoria de dos años” para El Corte Inglés

La Junta de Castilla y León propone al Ayuntamiento de Salamanca una ordenación urbanística transitoria durante dos años para el sector de El Corte Inglés

Obras durante la construcción de El Corte Inglés en Salamanca

La Comisión de Fomento del Ayuntamiento de Salamanca ha sido informada en la jornada de hoy por el concejal de Fomento, Carlos García Carbayo, sobre la propuesta de una ordenación urbanística transitoria que la Junta de Castilla y León ha remitido al Consistorio, a solicitud de éste.

En la  citada propuesta se encomienda al Ayuntamiento de Salamanca la elaboración y tramitación de la nueva ordenación urbanística del ámbito disponiendo para ello de un plazo de dos años.

Asimismo se establece la normativa urbanística transitoria hasta que entre vigor la nueva ordenación, determinando que se permitirá el mantenimiento en las condiciones actuales de la edificación, instalaciones y obras de urbanización ya realizadas.

La propuesta también señala que se permitirán las reparaciones estrictamente exigibles para asegurar las condiciones de seguridad y salubridad y las obras parciales de consolidación que no impliquen incrementos de volumen ni cambios de uso.

Con esta ordenación transitoria se aportará mayor estabilidad a la situación de los equipamientos existentes mientras desde el diálogo y debate entre los grupos municipales, pensando en el interés general de Salamanca, se busca una solución urbanística definitiva para solventar un procedimiento pendiente desde hace casi diez años.

Ventajas para la ciudad

El convenio rubricado en verano de 2003 entre el Ayuntamiento de Salamanca, el Ministerio de Defensa y el Corte Inglés, que culminaba casi dos décadas de negociaciones, supuso importantes beneficios para la ciudad de Salamanca. Gracias a este convenio, el Corte Inglés impulsó urbanizaciones e infraestructuras por valor de 10.800.000 euros, sin coste alguno para las personas de Salamanca, además de 700 nuevos puestos de trabajo.

El Corte Inglés sufragó íntegramente los 4.343.000 euros del Centro Cívico Julián Sánchez “El Charro”, de titularidad municipal y que utilizan diariamente numerosas entidades y colectivos vecinales, deportivos, culturales, juveniles, mayores, etcétera. Al incorporar numerosas mejoras, el coste de este moderno y accesible centro cívico pasó de los 3.200.000 euros estimados a 1.143.000 más, que asumió también el Corte Inglés sin coste alguno para las salmantinas y salmantinos.

Gracias al acuerdo, el centro comercial también abonó los 2.600.000 euros para la compra de los terrenos del ISPE -actual campo de fútbol “Nemesio Martín”- que cuenta con cerca de 8.000 metros cuadrados y que pasó a ser de titularidad municipal sin coste alguno para el Ayuntamiento.

El Corte Inglés también invirtió 3.826.000 euros para la urbanización de esta poblada zona del barrio de Garrido. En concreto construyó una nueva plaza pública en los antiguos terrenos del cuartel Julián Sánchez el Charro, la actual plaza de la Concordia, con casi 9.000 metros cuadrados y con más extensión que la propia Plaza Mayor, sin que el Ayuntamiento tuviera que hacer inversión alguna. Además de todos los entornos, que también urbanizó la firma comercial, como la calle Alonso Ojeda, esta zona ganó una nueva calle, la actual Víctimas del Terrorismo, y 216 nuevas plazas de aparcamiento en superficie reordenando el tráfico y mejorando la seguridad vial de la zona.

Asimismo, El Corte Inglés, por indicación de la Junta de Castilla y León, construyó más plazas de aparcamiento subterráneo de las inicialmente previstas hasta, en seis sótanos, llegar a más de 1.200 en una zona de la ciudad con déficit de estacionamiento por la alta densidad de población. Además de este gasto de 10.800.000 euros para la ciudad, el Corte Inglés realizó una inversión de 80 millones de euros en el centro comercial, que da trabajo a 700 familias salmantinas.

Se trató de una operación urbanística que, partiendo de unas instalaciones militares sin uso y abandonadas, transformó radicalmente el barrio más populoso de Salamanca dotándolo de mejores servicios y de una imagen más moderna.

El resultado final para la ciudad de Salamanca fue que de un sector con un cien por cien de propiedad privada, se pasó a un sector urbanístico con un 70 por ciento de espacios de dominio y uso público.

Por otra parte, el Ministerio de Defensa aportó a la ciudad de Salamanca el Polvorín de Tejares, un espacio de más de 442.000 metros cuadrados, valorado en 541.364 euros, que también pasó a ser de titularidad municipal gracias al citado convenio.

No hay comentarios

Dejar respuesta