Crespo, condenado por amenazar a dos trabajadores de Confaes

El presidente de la asociación de comercio Aesco, Benjamín Crespo Andrés, ha sido condenado por amenazas contra dos trabajadores de Confaes

El empresario Benjamín Crespo entra en los juzgados de Salamanca

La guerra abierta entre las asociaciones e incluso entre los propios empresarios de Salamanca se recrudece cada día. Todo ello por intentar el control de la Cámara de Comercio e Industria de Salamanca e, incluso, llegar a formar asociaciones empresariales nuevas.

Esta ‘guerra sin cuartel’ ha llegado también a los tribunales de Justicia, donde en este momento se ivestigan diversas denuncias y querellas. La primera se ha conocido hoy, en la que el presidente de la Asociación de Comercio, Aesco, Benjamín Crespo Andrés -disidente de Aesco y la Cámara-, ha sufrido el primer “varapalo judicial” , según señalan desde Confaes, ante la denuncia por amenazas presentada por el secretario general de la Confederación de Empresarios de Salamanca (Confaes) Bernabé Cascón y el jefe de Servicios de Jurídicos, Ricardo Andrés.

Tras el juicio celebrado esta mañana en el Juzgado de Instrucción número 1, que se ha prolongado durante más de dos horas y en el que han declarado catorce testigos, el magistrado ha condenado a Benjamín Crespo como “autor del delito de amenazas y le ha impuesto una pena de 40 días de multa”.

En esta vista ha quedado probado el “reprobable comportamiento” de Benjamín Crespo, quien valiéndose de estas amenazas impidió a los técnicos de esta Confederación la participación en la negociación del convenio colectivo de Comercio. Unas negociaciones en las que los técnicos de Confaes han venido participando durante los últimos 20 años.

La sentencia dictada por el magistrado a la finalización de la vista “ha dejado en evidencia los modos y comportamiento del que pretende liderar el nuevo movimiento empresarial que defiende como principios básicos los comportamientos éticos y morales del empresariado, principios totalmente contrapuestos al comportamiento de Benjamín Crespo. Por coherencia con los principios que dice defender, esta condena debería ser motivo de su inmediata dimisión de todos sus cargos que ostenta en las distintas organizaciones, al no ser estos comportamientos dignos de un representante empresarial”, asegura la nota de Confaes.

Asimismo, destaca que “conforme a los códigos de conducta y buenas prácticas aprobados en la mayoría de las organizaciones empresariales, el comportamiento de Benjamín Crespo supondría su inmediata expulsión de todos los órganos de dirección y gobierno de las distintas organizaciones empresariales en las que participa”.

Benjamín Crespo Andrés es miembro de la gestora que impulsa una Confederación de Empresarios que bajo el amparo del Ayuntamiento de Salamanca pretende la división del movimiento organizativo empresarial en la provincia. Crespo además de presidente de Aesco es vicepresidente de la patronal regional de Comercio, Conferco.

No hay comentarios

Dejar respuesta