Mañueco pasa a la Junta la ‘patata caliente’ urbanística

La Comisión de Fomento y Patrimonio del Ayuntamiento de Salamanca ha acordado hoy solicitar a la Consejería de Fomento y Medio Ambiente una ordenación urbanística transitoria para garantizar la permanencia de El Corte Inglés y de sus 700 puestos de trabajo

Las obras de construcción de El Corte Inglés traen polémica

El Ayuntamiento de Salamanca solicita a  la Junta de Castilla y León una ordenación urbanística transitoria para  El Corte Inglés, de esa forma, el alcalde pasa al Gobierno regional un asunto que implica mucho más que una simple ordenación urbanística, como recuerda la oposición. Así, esta ordenación transitoria aportará mayor estabilidad a los empleos y a la situación de los equipamientos existentes mientras se continúa con el diálogo entre los grupos municipales pensando en el interés general de Salamanca

La Comisión de Fomento y Patrimonio del Ayuntamiento de Salamanca ha acordado hoy solicitar a la Consejería de Fomento y Medio Ambiente una ordenación urbanística transitoria para garantizar la permanencia de El Corte Inglés y de sus 700 puestos de trabajo. La solicitud por parte del Consistorio a la Junta de Castilla y León está prevista en el artículo 56 de la Ley de Urbanismo de Castilla y León y es una propuesta incluida en el informe del Secretario General presentado en la Junta de Portavoces celebrada la pasada semana.

La Junta de Castilla y León, a petición del Ayuntamiento, puede establecer unas normas transitorias de aplicación para todos los espacios públicos y los edificios e instalaciones construidos. De este modo, ni el centro comercial, ni los espacios públicos y equipamientos construidos fruto de las compensaciones de El Corte Inglés a la ciudad de Salamanca tendrían problemas de uso.

Buscar solución legal

Partiendo del compromiso manifestado por los grupos municipales de buscar una solución legal para mantener abierto el centro comercial y sus empleos, y teniendo en cuenta las posibles consecuencias de una ejecución de sentencia sobre todo el ámbito del sector donde se asienta, se trata con la citada solicitud de aportar mayor estabilidad a la situación de los equipamientos existentes mientras desde el diálogo y debate entre los grupos municipales, pensando en el interés general de Salamanca, se busca una solución urbanística definitiva para solventar un procedimiento pendiente desde hace casi diez años.
Ventajas para la ciudad

El convenio rubricado en verano de 2003 entre el Ayuntamiento de Salamanca, el Ministerio de Defensa y el Corte Inglés, que culminaba casi dos décadas de negociaciones, supuso importantes beneficios para la ciudad de Salamanca. Gracias a este convenio, el Corte Inglés impulsó urbanizaciones e infraestructuras por valor de 10.800.000 euros, sin coste alguno para las personas de Salamanca, además de 700 nuevos puestos de trabajo.

El Corte Inglés sufragó íntegramente los 4.343.000 euros del Centro Cívico Julián Sánchez “El Charro”, de titularidad municipal y que utilizan diariamente numerosas entidades y colectivos vecinales, deportivos, culturales, juveniles, mayores, etcétera. Al incorporar numerosas mejoras, el coste de este moderno y accesible centro cívico pasó de los 3.200.000 euros estimados a 1.143.000 más, que asumió también el Corte Inglés sin coste alguno para las salmantinas y salmantinos.

Gracias al acuerdo, el centro comercial también abonó los 2.600.000 euros para la compra de los terrenos del ISPE -actual campo de fútbol “Nemesio Martín”- que cuenta con cerca de 8.000 metros cuadrados y que pasó a ser de titularidad municipal sin coste alguno para el Ayuntamiento.

El Corte Inglés también invirtió 3.826.000 euros para la urbanización de esta poblada zona del barrio de Garrido. En concreto construyó una nueva plaza pública en los antiguos terrenos del cuartel Julián Sánchez el Charro, la actual plaza de la Concordia, con casi 9.000 metros cuadrados y con más extensión que la propia Plaza Mayor, sin que el Ayuntamiento tuviera que hacer inversión alguna. Además de todos los entornos, que también urbanizó la firma comercial, como la calle Alonso Ojeda, esta zona ganó una nueva calle, la actual Víctimas del Terrorismo, y 216 nuevas plazas de aparcamiento en superficie reordenando el tráfico y mejorando la seguridad vial de la zona.

Asimismo, El Corte Inglés, por indicación de la Junta de Castilla y León, construyó más plazas de aparcamiento subterráneo de las inicialmente previstas hasta, en seis sótanos, llegar a más de 1.200 en una zona de la ciudad con déficit de estacionamiento por la alta densidad de población. Además de este gasto de 10.800.000 euros para la ciudad, el Corte Inglés realizó una inversión de 80 millones de euros en el centro comercial, que da trabajo a 700 familias salmantinas.

Se trató de una operación urbanística que, partiendo de unas instalaciones militares sin uso y abandonadas, transformó radicalmente el barrio más populoso de Salamanca dotándolo de mejores servicios y de una imagen más moderna.
El resultado final para la ciudad de Salamanca fue que de un sector con un cien por cien de propiedad privada, se pasó a un sector urbanístico con un 70 por ciento de espacios de dominio y uso público.

Por otra parte, el Ministerio de Defensa aportó a la ciudad de Salamanca el Polvorín de Tejares, un espacio de más de 442.000 metros cuadrados, valorado en 541.364 euros, que también pasó a ser de titularidad municipal gracias al citado convenio.

No hay comentarios

Dejar respuesta