Desmantelado un sofisticado laboratorio de marihuana en Burgos

Detenidos dos hombres de 30 y 23 años

Plantas de marihuana. Foto: Archivo.

La Guardia Civil ha desmantelado un “sofisticado” laboratorio de marihuana, situado en una vivienda de una urbanización, en un municipio del Alfoz de Burgos, y ha detenido a dos hombres de 30 y 23 años como supuestos autores de un delito contra la salud pública por tráfico de drogas.

La investigación se iniciaba en enero de 2015 por parte de agentes de Sotopalacios que habían recabado indicios “suficientes” para sospechar de la ubicación de un laboratorio de marihuana en una urbanización, ha informado hoy el Instituto Armado en una nota.
El Equipo de Delincuencia Organizada y Antidroga de Policía Judicial de la Guardia Civil de Burgos (EDOA) se hacía cargo de dicha investigación, en el marco de la Operación ‘Amperio’, a fin de localizar el domicilio en el que se cultivaba la droga.
Fruto del cerco policial, “al sentirse vigilados y para no ser descubiertos”, los sospechosos se trasladaron a otro municipio burgalés de la zona, en concreto, a un chalé adosado que pasaba desapercibido.
El Instituto Armado mantuvo una “discreta” vigilancia y, el pasado 10 de febrero, “ante la fundada sospecha de una reciente recolección y la existencia de una nueva plantación”, se procedió al registro de la vivienda.
En su interior, los agentes encontraron un laboratorio “extremadamente sofisticado y especializado” para el cultivo y la elaboración “sistemática y metódica de marihuana”, además de un secadero, en el que se localizaron un elevado número de cogollos en proceso de secado.
La instalación destaca por su moderna y profesional instrumentación, con lámparas especiales de gran potencia, bombas de agua, sistemas de riego de cultivo cien por cien hidropónico, y una variada gama de nutrientes, así como una picadora industrial para triturar los cogollos.
El laboratorio permitía la recolección de al menos cuatro cosechas anuales, “generosas en producción y calidad, debido a la excelente variedad cultivada”, ha asegurado la Guardia Civil.
Durante la operación se han incautado 300 plantas verdes de marihuana de 30 centímetros de altura, 7 kilogramos de marihuana seca y dispuesta para su consumo, 20 gramos de hachís, 305 euros en billetes y una escopeta de caza.
Además, durante el registro domiciliario se ha destapado una defraudación de fluido eléctrico, al detectarse “un puenteado” en la instalación, que permitía el consumo diario de diez veces más de energía que cualquier otra vivienda vecina, habiéndose defraudado alrededor de 28.000 euros.

No hay comentarios

Dejar respuesta