Castilla y León, a la cabeza en dependencia

Ha obtenido un 8,9 en el XVII Dictamen del Observatorio de la Dependencia de la Asociación Estatal de Directores y Gerentes de Servicios Sociales

Castilla y León ha vuelto a mostrar su buen camino en materia de dependencia al haber obtenido un 8,9 en el XVII Dictamen del Observatorio de la Dependencia de la Asociación Estatal de Directores y Gerentes de Servicios Sociales, correspondiente a 2016. Esta nota sitúa a la región a la cabeza de las comunidades autónomas cuando se cumplen diez años del sistema.

La Comunidad sube así 0,33 puntos respecto a la valoración obtenida en diciembre de 2015 y se sitúa de nuevo a la cabeza en puntuación seguida de La Rioja (7,9), de manera que son las dos únicas que sobresalen y obtienen un notable. En esta edición suspenden ocho comunidades autónomas además de las ciudades de Ceuta y Melilla.

A la hora de realizar la escala de valoración del desarrollo de la Ley, el Observatorio tiene diferentes variables como las personas atendidas sobre el total de población; las solicitudes sobre el total de población; los dictámenes; las personas pendientes de prestación de servicio; el equilibrio entre las prestaciones y los servicios; la integración de la red local de servicios sociales; el incremento de personas atendidas en los últimos doce meses; la aportación de cada comunidad por habitante y año; el incremento o pérdida de expedientes de grado III; la innovación y buenas prácticas; la información en tiempo real y el modelo de seguimiento.

En cada una de estas variables el Observatorio concede un uno como máxima puntuación y un cero como mínima puntuación, y Castilla y León obtiene un uno en todas ellas excepto en dos, concretamente en el porcentaje de personas que no obtienen grado sobre el total de dictaminadas (que se puntúa con un cero) y en el incremento o pérdida interanual de expedientes de Grado III (0,5).

Según el Observatorio, Castilla y León es la comunidad con “atención plena” y su lista de espera está por debajo del 1%, pero además es la que más personas beneficiarias tiene sobre el total de población potencialmente dependiente (12,6 por ciento) y en el último año ha incrementado en un 16 por ciento el número de beneficiarios (11.755).

La generación de empleos por millón de gasto público (50) es la más alta de España y el retorno económico en 2016 es de 198,4 millones de euros, lo que se debe, entre otros factores, al incremento del Servicio de Ayuda a Domicilio y al impulso de la atención vinculada (incrementada en cuantía en la medida que se ha rebajado la prestación económica para cuidados en el entorno familiar) y a basar la atención en servicios.

El “quebranto” económico de los recortes del Gobierno de España es de 194,4 millones de euros en los últimos cinco años y la Junta aporta el 78 por ciento de la financiación pública, señala el Observatorio, que ha concretado que en el año 2016 ha dejado de recibir del Ministerio, por la supresión del nivel acordado y el recorte del mínimo un total de 43,5 millones, cantidad con la que estima que se habrían conseguido 8.500 personas más atendidas y 2.200 empleos directos de nueva creación en el Sistema.

No hay comentarios

Dejar respuesta