Proponen distribuir folletos en colegios para evitar la violencia de género

La asociación Clara Campoamor ha trasladado esta lacra a la Junta de Castilla y León

La asociación Clara Campoamor ha trasladado hoy a la directora general de la Mujer, Esperanza Vázquez, su preocupación por el aumento de la violencia de género en la Comunidad y la necesidad de reforzar las medidas de protección a las víctimas, al tiempo que ha planteado la idoneidad de luchar contra esta lacra social con políticas formativas desde las más temprana edad en los centros escolares.

Así se lo han planteado hoy a Esperanza Vázquez la presidenta nacional del colectivo, Blanca Estrella Ruiz, y los letrados Luis Antonio Calvo y Margarita Calle durante el encuentro mantenido en Valladolid en la sede de la Dirección de la Mujer, en la calle Mieses, donde ambas partes han analizado la situación actual en la materia y han estudiado distintas fórmulas de colaboración.

La asociación, cuya labor se centra en la asistencia a víctimas de violencia de género y su representación jurídica, ha aprovechado para mostrar su preocupación por el incremento de este fenómeno en la Comunidad y por ello, en el marco de acciones educativas dirigidas a los jóvenes, ha propuesto a la Junta trasladar a Castilla y León la iniciativa que el colectivo puso en marcha en Vitoria consistente en la distribución en los centros escolares de un librillo, titulado ‘Se lo que hiciste en el último minuto’, para prevenir formas de control que se ejercen actualmente a través de las redes sociales.

“Lo más importante es combatir esta lacra desde la educación, en la etapa más temprana de la población escolar”, explica a Europa Press el letrado Luis Antonio Calvo, quien, junto con el ofrecimiento de Clara Campoamor de colaborar con la Junta en el desarrollo la correspondiente legislación y de asistencia a las víctimas, ha subrayado la importancia de que las mujeres afectadas, una vez que optan por denunciar los hechos, cuenten con todas las medidas necesarias para evitar su asesinato.

“Uno de los mayores fracasos es no poder evitar la muerte de estas mujeres“, lamenta el letrado, que por ello advierte de la necesidad de abordar la situación “desde el punto de vista del agresor”, en el sentido de adoptar medidas para, sin violar sus derechos, mantenerle controlado a fin de saber en todo momento dónde se encuentra, “objetivo que es más factible en una Comunidad como ésta, mucho menos poblada que otras como, por ejemplo, Madrid”, ha sentenciado.

No hay comentarios

Dejar respuesta