Castilla y León mantiene su hegemonía como destino rural

Ha sido la comunidad líder en 2015 con 1.418.651 de pernoctaciones por delante de Cataluña y Baleares.

Castilla y León, mantiene su hegemonía como destino rural preferido en España.

Castilla y León ostenta el honor de ser una de las regiones de interior de España que presenta un atractivo turístico más potente como demuestran los principales indicadores existentes además de los datos, que vuelven a colocar a la región al frente del ranking en lo que a turismo rural se refiere.

El turismo en general y el rural en particular han adquirido, con el paso de los años, una mayor complejidad y lo que antes eran grupos de turistas que llegaban hasta nuestro país en busca de la sombrilla y la hamaca en la que pasar el mayor número de horas posibles, se ha convertido en un conjunto de individuos que quiere otro tipo de experiencias de mayor nivel y que, sobre todo, les aporten un mayor grado de satisfacción.

“El turista va buscando otras cosas diferentes al sol y la playa, llega un momento en el que se satura y es necesario darle otras alternativas diferentes de ocio y entretenimiento que el turismo de interior y rural le pueden ofrecer”, asegura Luis Ángel Chico, presidente de la Federación de Asociaciones de Castilla y León de Turismo Rural (Acaltur).

Alternativas que pasan por “fomentar la amplia oferta gastronómica de la Comunidad” o por facilitar el propósito de los extranjeros que llegan hasta la región para “conocer la historia, la cultura, las iglesias, las catedrales o los espacios naturales de un punto de referencia dentro del turismo interior como es Castilla y León”.

Por delante de Cataluña y Baleares

Nada más y nada menos que 642.251 viajeros pasaron por los alojamientos existentes en Castilla y León de turismo rural en 2015, en lo que supone un incremento del 8,61% con respecto al año anterior, con 591.283 viajeros, según la Encuesta de Ocupación en Alojamientos Turísticos llevada a cabo por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Las pernoctaciones en alojamientos rurales en 2015 llegaron hasta las 1.418.615, lo que supone un incremento del 4,6% respecto al año anterior, aunque por debajo de la media nacional que alcanzó el 12,9%.

Datos estadísticos que situaron a la región en la cúspide del ranking de 2015 por delante de Cataluña, con 1.060.772 pernoctaciones o Baleares 823.620, precisamente esta última ha desbancado a Castilla y León en septiembre como destino preferido en los alojamientos de turismo rural.

“Se ha hecho un trabajo muy importante en la formación y en concienciar de la importancia que tiene ya no solo vender el alojamiento sino un conjunto de experiencias, de emociones para que el cliente se vaya con una serie de vivencias únicas que sean compartidas y difundidas posteriormente a través de todos los canales”, asegura Chico.

El presidente de Acaltur ha confirmado que 2016 está siendo un buen año también  para el turismo rural ya que está “aumentando el número de viajeros y pernoctaciones” que llega en algunos casos como Valladolid a una subida “de hasta el 8%”, pero ha apuntillado que el objetivo pasa por seguir creciendo aún más.

Un pilar fundamental para Castilla y León

Luis Ángel Chico, presidente de Acaltur.
Luis Ángel Chico, presidente de Acaltur.

Además, el número de alojamientos abiertos en la Comunidad en 2015 ascendió a 3.292 con 28.818 plazas estimadas y con un personal empleado de 4.546 trabajadores de los 21.971 estimados en todo el país, dato que mantiene a la región como la que más personas emplea en turismo rural seguida por Cataluña, Andalucía y Castilla-La Mancha con 2.700, 2.144 y 1.833 respectivamente. Este sector se posiciona así como un pilar fundamental para la recuperación económica y generador de empleo.

La apuesta por el turismo rural de las instituciones y de las iniciativas privadas ha quedado patente también en los buenos datos de julio de 2016 que vuelven a poner en relieve un incremento del 17,68% en lo que al número de viajeros se refiere pasando de 62.867 a 73.982 y del 19,43% en las pernoctaciones, pasando de 149.453 a 178494.

En este crecimiento que se viene dando en los últimos años en lo que al turismo rural se refiere tiene mucha importancia el denominado turismo activo que está adquiriendo, según Luis Ángel Chico, “una gran relevancia dentro del turismo rural, ampliando la oferta con actividades de ocio y entretenimiento”, lo que convierte a los empresarios de alojamientos rurales en los “prescriptores de los recursos patrimoniales, naturales y turísticos de la Comunidad”.

Un futuro halagüeño

El esfuerzo y el trabajo de los empresarios de turismo rural pasa en la actualidad por “potenciar los recursos que esta tierra tiene” y por mejorar “asignaturas pendientes” tales como la “conectividad” con el fin de  “ampliar la cobertura telefónica y la conexión a internet” y atajar el problema del “intrusismo” en el sector con “establecimientos que a través de la red y de manera ilegal ofrecen sus servicios mermando el potencial de Castilla y León”.

Pese a estos problemas, el presidente de la Federación de Asociaciones de Castilla y León de Turismo Rural augura un buen futuro a un sector que “va a crecer y  va a potenciar muchos de los nuevos retos que tiene nuestro país como son el empleo o la consolidación de las pensiones”.

Soy optimista porque creo que vamos hacia un turismo de calidad, con una buena base y espero que estos cimientos que han ido fraguándose  no se desvíen con todas estas nuevas plataformas y nuevas gestiones de comercialización que lo único que hacen es no dar ni la calidad, ni el servicio, ni propician el disfrute de los recursos que Castilla y León tiene en su territorio”, ha acabado afirmando Luis Ángel Chico.

No hay comentarios

Dejar respuesta