Primeros pasos para el protocolo ante abuso de alcohol en menores

La Junta y los profesionales de urgencias y emergencias se ponen de acuerdo para evitar unas situaciones que en 2016 se han producido en 441 menores

García presenta en rueda de prensa el VII Plan Regional de Drogas

La Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades ha dado los primeros pasos para constituir un grupo de trabajo con profesionales de urgencias hospitalarias y emergencias sanitarias para establecer un protocolo de actuación ante los casos de atención a menores por abuso de alcohol con el objetivo de ofrecer a estos menores y a sus familias “recursos y programas específicos” para evitar que la situación se repita en el futuro en lo que se ha denominado intervención motivacional.

En total y según los datos facilitados a Europa Press por la Consejería de Sanidad, 441 menores han sido atendidos por las emergencias de Castilla y León por esta causa en lo que va de año.

Esta es una de las 23 medidas novedosas -son 74 en total- del VII Plan Regional sobre Drogas presentado este viernes por la consejera de Familia, Alicia García, quien ha situado los principales retos en la prevención y en la corresponsabilidad social para reducir el riesgo de consumo de alcohol y de otras drogas con especial atención a los jóvenes y a los menores ya que la mayor preocupación en estos momentos está en las tasas “muy elevadas” de consumo de alcohol entre la población escolar.

En concreto y según los datos estadísticos en los que se basa este nuevo plan regional sobre drogas, el 39% de los estudiantes de entre 14 y 18 años reconoce haber consumido en alguna ocasión alcohol “en atracón”, un porcentaje “muy elevado” que, no obstante, ha caído en los últimos años -56% en 2008-.

Tras significar que el inicio en el consumo de alcohol, tabaco y cannabis se ha retrasado “en unos meses”, la consejera ha reconocido que aún se produce en unas edades “muy tempranas” que se sitúan en una media de 13,5 años en el alcohol y tabaco y en torno a los 15 años en el cannabis, unos porcentajes “intolerables” contra los que ha llamado a la movilización de la sociedad y de todas las instituciones a lo que ha sumado la necesaria colaboración de la industria del ocio y del tiempo libre para que no dispensen alcohol a los menores de edad.

Según los datos aportados también por la consejera de Familia, un 28,3% de la población en edad escolar reconoce que ha consumido cannabis en alguna ocasión, un porcentaje que aumenta al 31,8% para la población en general.

En este sentido, la consejera ha expresado también su preocupación por la “aceptación social” del consumo de cannabis y, sobre todo, de alcohol ya que “sigue siendo la droga socialmente más aceptada” -un 70% de los estudiantes de 14 a 18 años percibe que sus padres no les permiten en absoluto fumar, mientras que ese porcentaje es sólo del 38% cuando se trata de las bebidas alcohólicas-.

Para García, un “dato positivo” es la evolución del consumo de drogas por vía intravenosa y la prevalencia de la infección por VIH en drogodependientes ya que sólo un 1,1% de los drogodependientes que inicia tratamiento por primera vez está infectado por el VIH y un 0,7% ha utilizado la vía inyectada seis meses antes de iniciar el tratamiento.

Novedades

García ha anunciado que una de las primeras medidas en las que se va a trabajar de “manera inmediata” pasa por alcanzar un “amplio acuerdo de consenso” con las entidades locales que sirva para afrontar los problemas concretos que se plantean en cada localidad en relación con el consumo del alcohol en menores y jóvenes.

La consejera ha apelado en todo momento a las “alianzas comunitarias” y a la “participación activa” entre todos en ese objetivo último de retrasar la edad de inicio al consumo de alcohol, principalmente, y reducir las posibilidades de acceso a las bebidas para lo que ha destacado también el “papel muy importante” del trabajo de inspección de las policías locales y de la Guardia Civil.

Alicia García ha explicado que el nuevo plan dará un “salto cualitativo” hacia una “forma evolucionada de prevención” con 24 acciones en esta materia que se desarrollarán en cuatro ámbitos: escolar y extraescolar, familiar, laboral y comunitario y ambiental.

Precisamente, en el ámbito de la prevención familiar destaca como acción novedosa ese asesoramiento y apoyo individual a familias con menores en situación de riesgo que abusan del alcohol y de otras drogas a través recursos preventivos provinciales de referencia, a lo que se suman acciones como programas acreditados de prevención familiar universal, selectiva e indicada del consumo de drogas o el desarrollo combinado de los programas universales de prevención escolar y familiar en los centros educativos que realizan los programas escolares.

Por su parte, la prevención laboral se realizará con programas de prevención del consumo en centros de trabajo a través de un modelo que se consensuó con agentes sociales y económicos en junio y una de las primeras acciones será la creación de una “novedosa red de mediadores”, integrada por agentes previamente formados de las organizaciones empresariales y sindicales.

Otras de las actuaciones novedosas son la atención y protección a mujeres drogodependientes embarazadas, apoyo a familias que sufran en su entorno consumo de drogas a través de servicios preventivos especializados en cada provincia, actuaciones de sensibilización con jóvenes que han tenido problemas por el abuso de alcohol y programas específicos de apoyo a parejas e hijos de dependientes del alcohol y otras drogas y también a menores que hayan sufrido maltrato o abandono por causa de la dependencia de las drogas en sus padres.

No hay comentarios

Dejar respuesta