El Plan de Inserción Socio-Laboral abarca cuatro años de actuaciones

La Junta destinará 370 millones de euros para impulsar la empleabilidad y acceso al empleo de las personas más vulnerables

Milagros Marcos

El Plan de Inserción Socio-Laboral diseñado por la Junta para impulsar la empleabilidad y acceso al empleo de las personas más vulnerables va a abarcar cuatro años de actuaciones, hasta 2020, con una dotación presupuestaria de 370 millones de euros. Los aspectos más destacados del plan son las actuaciones personalizadas, el carácter integral de las mismas, la participación de entidades del Tercer Sector y entidades locales y la innovación social.

El Plan, aprobado hoy por el Consejo de Gobierno, está consensuado con el sector y con los agentes sociales y se estructura en cuatro ejes que desarrollarán cerca de 130 actuaciones y se enfoca hacia las personas en exclusión social o en riesgo de estarlo y a las personas con discapacidad. La aprobación de este Plan supone dar cumplimiento a un compromiso de legislatura del presidente Juan Vicente Herrera.

Es un Plan participado, participativo y transversal que en su elaboración ha contado con la participación e implicación del Dialogo Social y de las entidades del tercer sector que trabajan en el ámbito de la exclusión, como EAPN, Cruz Roja, Cáritas o CERMI. Liderado por la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades, el Plan ha contado también en su elaboración con la participación de las consejerías de la Junta de Castilla y León y ha estado en Gobierno Abierto para las aportaciones de los ciudadanos.

La Red de Protección a las familias y la Estrategia Integrada de Empleo son los pilares en los que se fundamenta el Plan y herramientas esenciales para impulsar y desarrollar las actuaciones que contiene. El presupuesto estimado del Plan es de 369,4 millones de euros para el periodo 2016-2020, de los que 74,9 millones de euros están previstos en 2016. Se estima que en el periodo 2016-2020 el conjunto de acciones de formación, orientación e inserción laboral que contiene el Plan puedan llegar a más de 100.000 personas.

Destinatarios y principales claves del Plan

El Plan de Inserción Socio-laboral va dirigido a personas con discapacidad y en exclusión o en riesgo de estarlo, como puede ser el caso de personas drogodependientes, inmigrantes, jóvenes provenientes del sistema de protección y reforma, minorías étnicas o mujeres víctimas de violencia de género.

La Junta pretende reforzar con este Plan la acción protectora de las personas más vulnerables y mejorar su inclusión social y laboral, con una atención integral de trabajo colaborativo en red y con una visión común de apostar por las personas más necesitadas. Además, pone en valor la inversión social y muestra a la sociedad los beneficios, en términos económicos, derivados del gasto social y de los retornos que genera, ya que se pretende cambiar la percepción social de esta inversión social.

El Plan tiene un carácter integral. Contempla todos los aspectos de la inserción laboral en diferentes ámbitos y bajo una perspectiva global. Sus actuaciones fomentarán la contratación en empresas privadas, entidades sin ánimo de lucro, empleo protegido, autoempleo, creación de empresas y apoyo en la intermediación laboral.

Al mismo tiempo, se trata de un Plan sustentado en la innovación social y, un ejemplo de ello es que entre las medidas más innovadores se encuentran la de la figura del ‘gestor de contexto’ -entidad sin ánimo de lucro experta en servicios de proximidad y conocedora de las posibilidades del territorio que desarrolla líneas de negocio adaptadas a las capacidades de las personas- o el desarrollo de programas innovadores que permitan conectar las preferencias personales con las necesidades del mercado para priorizar nichos de empleo.

No hay comentarios

Dejar respuesta