El PP vuelve a hacerse con la presidencia de la eólicas

Pese a la negativa de la Oposición, que apostaba por José Francisco Martín, Julián Ramos será el presidente de la Comisión de investigación.

Julián Ramos, sentado detrás de los bancos del Gobierno regional

El Grupo Parlamentario Popular se ha vuelto a hacer con la presidencia de la Comisión de Investigación sobre la adjudicación de parques eólicos en Castilla y León, que ha pasado a ocupar el procurador Julián Ramos Manzano tras la renuncia del anterior presidente, Juan José Sanz Vitorio, al ser nombrado portavoz del grupo ‘popular’, y ante las críticas de todos los partidos en la oposición en lo que han considerado un “déjà vu” por el nuevo intento de los ‘populares’ de tratar de “reírse de los ciudadanos”.

Aunque todos los partidos en la oposición han apoyado la propuesta del PSOE que daba la presidencia de la Comisión al procurador socialista José Francisco Martín, por ser el partido que promovió esta comisión de investigación, el voto ponderado que corresponde al partido con más procuradores ha dejado la presidencia de nuevo en manos del PP con el compromiso de Ramos Manzano de llevar a cabo su nueva responsabilidad “con todo el rigor del mundo”.

Dicho esto, ha aclarado que la reanudación de la citada comisión de investigación, paralizada desde hace unos diez meses, no es una competencia directa del presidente sino de todos los grupos parlamentarios sobre los que ha dejado la responsabilidad del funcionamiento de esta comisión, lo que ha motivado también las críticas de la oposición que, en el caso concreto del leonesista Luis Mariano Santos, ha hecho un llamamiento expreso al nuevo presidente para que ayude a que la comisión funcione o, de lo contrario, la disuelva para que las Cortes se puedan poner a trabajar en otra cosa y no se “tiren” los impuestos que pagan los ciudadanos.

“Él –Ramos Manzano— será el único responsable de que funcione”, ha añadido Javier Izquierdo, del PSOE mientras que el portavoz de Podemos, Pablo Fernández, ha pedido que se disuelva o se paralice la comisión si finalmente no avanza para dar paso a otros asuntos a investigar, como el “saqueo” de las cajas de ahorro de la Comunidad que la formación morada registraría al día siguiente.

En el mismo sentido se ha pronunciado el procurador de Ciudadanos José Ignacio Delgado quien ha llegado a reclamar al PP “coraje y valor político” para que cierre una comisión de investigación en la que, según ha reivindicado, “hay mucho trabajo por hacer” y “muchas fórmulas” para que pueda volver a echar a andar, mientras que los ‘populares’ insisten en la necesidad de que se cierren antes las investigaciones iniciadas en el ámbito judicial.

El PP espera a que concluyan las declaraciones judiciales

“Hay que ser serios, investigar se va a investigar, que no tengan prisa”, ha asegurado el procurador ‘popular’ Raúl de la Hoz, para quien el interés de algunos grupos en convertir la comisión de investigación sobre las eólicas en “un circo” no debe hacer olvidar que la comisión tiene que ser “mínimamente rigurosa”, primar la “unidad de acto” en las comparecencias y respetar los tiempos de la justicia, para aclarar que tampoco hay que esperar a que haya una sentencia pero sí “al menos” que concluyan las declaraciones de los citados en los juzgados.

Por otro lado, Ciudadanos, formación que sustenta al Gobierno del PP a través de un Acuerdo para la Gobernabilidad, no ha ocultado su decepción tras comprobar que los ‘populares’ han impuesto de nuevo al presidente de la comisión cuando se habían comprometido a no hacerlo en la constitución de las próximas, un hecho que, según ha advertido Delgado, no incumple lo firmado pero tampoco ayuda a negociar materias como los próximos presupuestos de la Comunidad, si bien ha añadido que cada cosa tiene su tiempo.

Precisamente, PSOE y Podemos han responsabilizado a Ciudadanos por permitir que el PP vuelva a presidir esta comisión de investigación en lo que demuestra, en palabras del socialista Javier Izquierdo, que el pacto para la regeneración política suscrito entre las fuerzas conservadoras ha derivado en “degeneración democrática”.

“Aceptan pulpo como animal de compañía en todo momento”, ha lamentado Izquierdo, que ha hecho un llamamiento expreso al portavoz del Grupo Ciudadanos, Luis Fuentes, para que no apoye los próximos presupuestos de la Junta como muestra de su rechazo a la actitud del PP en la comisión de investigación de las eólicas.

Las críticas más encendidas han llegado de boca del portavoz del Grupo Podemos, Pablo Fernández, quien se ha reafirmado en su idea de abandonar la comisión de investigación para no participar en lo que ha considerado un “auténtico engaño, farsa, teatrillo y pantomima” que ha “mancillado” a los castellanoleoneses.

Dicho esto, ha aclarado que si se mantiene finalmente en la comisión es por respeto a unas instituciones en las que cree y ha apuntado también a que renunciaría a las dietas por acudir a esta comisión, si bien luego ha aclarado que como procurador liberado él no percibe esas retribuciones — sólo cobra dieta el procurador José Ignacio Delgado que se lo ha recordado en una tensa conversación en los pasillos–. Por su parte, Javier Izquierdo había advertido de que abandonar la comisión sería hacer un flaco favor a la investigación y “un grandísimo favor” al PP.

Pablo Fernández ha aprovechado la ocasión también para cargar contra la “aquiescencia” de los partidos que han permitido que a día de hoy no se haya modificado aún un Reglamento de las Cortes que, en su opinión, está diseñado para mantener el bipartidismo en lo que ha resumido como un “hoy por tI y mañana por mí” en un “claro retroceso” de la regeneración democrática.

No hay comentarios

Dejar respuesta