Sobre la libertad

0.¿Qué es la libertad? ¿Tiene el ser humano libertad? ¿Tienen unos seres humanos más libertad que otros? ¿La libertad es una función, potencia, capacidad humana igual que lo es la creatividad, la imaginación, la memoria, etc., y por tanto, hay personas que entitativamente tienen más libertad que otras, en sí misma, otra cosa son las circunstancias o el desarrollo…? ¿Una persona que es controlada por sus deseos y pasiones que no armoniza con la racionalidad es libre o no es libre? ¡Existen multitud de determinantes internos y externos, causas, motivos, circunstancias, fines que limitan el grado de libertad en sí de cada individuo e incluso de una sociedad o una cultura…

1.Este es un tema inmenso pero al menos deberíamos reflexionar con algunos parámetros, que combinen puntos de vistas literarios y filosóficos:

– Libertad provienen de la palabra latina, libertas-atis, que se puede definir como la capacidad de conciencia o cuándo un ser humano llega a su edad de que es libre, etc.

– En las acepciones sociales y políticas es libre aquel que no está sometido a esclavitud o no está sometido a servidumbre. Cuándo ambos términos son concepciones reales de la existencia humana o han sido para muchos millones de seres humanos.

Hoy se interpretaría la servidumbre, como aquella persona que está sometido a una idea o deseo o emoción sin medida y sin suficiente racionalidad, y por tanto sin libertad en el fondo.

Por lo cual hoy pueden existir muchas servidumbres, que cada persona se ata a ellas, unos a unas y otros a otras. Y lo peor es que piensa que esas ataduras le hacen libre o que ha sido libre en su elección.

– Clásicamente se ha dividido la libertad en libertad interior o, y libertad exterior, o libertad de y libertad para, o libertad en sí o libertad para sí.

– Se puede definir la libertad cuándo un ser humano ha alcanzado un autocontrol correcto y moral sobre si mismo, con racionalidad, saber auténtico, actos correctos, y armonizado los aspectos racionales e irracionales de la existencia y del existir. Aplicado a un individuo o a una entidad, sea grupo o sociedad o cultura o Estado.

Al ser humano se le puede encadenar desde fuera o, y desde dentro. En el pasado eran cadenas reales, sistemas sociopolíticos que admitían la esclavitud, o en menor medida los sistemas de servidumbre, pero ahora los encadenamientos pueden ser debidos a “encadenamientos teóricos ideológicos erróneos o falsos”, o “encadenamientos afectivos o sentimentales o pasionales o emocionales incorrectos o no correctos”, o “ataduras del sistema sociopolítico que no permite suficiente libertad a pueblos, colectivos, grupos, individuos en tal o cual materia o tema o cuestión”.

Es obvio y evidente que la libertad y las libertades concretas que todo ser humano occidental dispone, especialmente europeo es muy superior, en general a la libertad que otros seres humanos tienen cada día, en otros sistemas socioculturales y sociopolíticos.

Poner ejemplos y casos y concreciones no tienen sentido, porque se pueden materializar en docenas de aspectos o de libertades concretas…

  1. Desde unos aspectos más literarios y aforísticos podríamos indicar:

– No hay libertad donde si entras después tienes problemas para salir.

– Hay culturas y sociedades e ideologías que quieren convertir a los seres humanos a sus propias creencias, pero después castigan o sancionan si las abandonas.

– Muchos seres humanos no aprecian las libertades reales que disponen, algunos ni siquiera son conscientes de que esas libertades otros seres humanos no las tienen.

– Toda libertad debe disponer de sistemas armoniosos y equilibrados de racionalidad, de sentido común, de auténtico saber y de autocontrol emocional-sentimental-pasional.

– No es lo mismo hacer lo que se quiere, que hacer ese acto con suficiente libertad.

– Al hacer algo o pensar algo o desear algo o hablar algo examina si ha surgido de la emocionabilidad-pasión-deseo o del mundo irracional, o si ha surgido del mundo irracional pero comedido y limitado por la razón, la búsqueda de la verdad, tener en cuenta la situación real, conocer los conceptos auténticos de ese saber.

Toda libertad es limitada, pero debe ser en verdad y racional. De aquí surgen muchos malentendidos y muchas interpretaciones posibles. Por eso la mayoría de los humanes se pierden o se emborrachan con la libertad.

– No somos solo animales pasionales, ni solo seres racionales, sino una combinación y mezcla de animalidad y de racionalidad como diría el viejo maestro Aristóteles. Y según Tomás de Aquino o Agustín de Hipona con alma inmortal.

– Analiza libertades concretas que existen en el mundo y examina si toda sociedad-cultura permite tener esa libertad o no…

Toda libertad tiene un precio y un valor, un coste económico y un valor en sí.

– Vive la libertad con mesura, para vivir tu existencia con mesura.

– Para ser tú más libre, los demás deben ser también libres.

– Muchos solo quieren libertad para ellos y no para los demás.

– Demasiados hablan de libertad, pero solo libertad en algunos campos y temas, y no en otros. Unos hablan de libertades políticas pero no económicas, otros de libertades sociales pero no religiosas, otros de libertades de conciencia pero no sexuales, etc.

– Ser dueño con racionalidad y con prudencia y con paciencia y con saber auténtico de si mismo.

– No hay que demostrar al mundo que eres libre, sino que eres libre por dentro y si es posible por fuera.

Ser libre en muchos casos, es estar en soledad. Pero sin exagerar la soledad y sin exagerar la libertad.

– El que se siente libre, si no absolutamente, si en muchos sentidos, no va mostrando y demostrando que es el más libre.

Todo en el ser humano es limitado, también la libertad.

– Debes buscar conceptos los más verdaderos posibles en todos los temas, y después tener afectos-pasiones-deseos-emociones-pulsiones lo más ciertos-verdaderos-auténticos posibles, y al final combinan unos y otros. De ese modo irás alcanzando mayores grados de libertad.

– Libertades sin moralidad correcta no son libertades, libertades sin conceptos verdaderos no son libertades.

– Qué libertades debemos alcanzar en el futuro como sociedades, pueblos, grupos, individuos.

– Si encuentras un ser humano que no quiere cercenarte tus libertades, no caigas en el error de intentar quitárselas tú.

– No se tiene más libertad, ni más personalidad por quererse imponer a todos los demás.

– Demasiados utilizan las palabras como engaños, algunas grandilocuentes y enormes y bellas e ideales y utópicas palabras, para atar y anudar a otros seres humanos en sus círculos y en sus redes.

– Planteo preguntas, y no soluciones, para que los demás encuentren mayores grados de libertad en su conciencia y en su pensamiento.

– En muchas culturas e ideologías el gran y grave problema es darle a Dios y a lo religioso o lo espiritual el lugar que le corresponde, ni más, ni menos.

– Sin una moralidad correcta y adecuada y verdadera no tendrás y alcanzarás suficiente grado de libertad o de auténtica libertad.

– No todas las conciencias morales están bien fundamentadas, ni todas las conciencias psicológicas tampoco, ni todas las conciencias conceptuales o cognoscitivas, ni la combinación entre ellas y sus relaciones y funciones.

– Buscar el origen de tus ideas, conceptos, emociones, sentimientos, pasiones, deseos, fines, metas es una forma de encontrar el grado de libertad interior y exterior que dispones.

– No te entristezcas, nadie tiene una libertad absoluta, sino relativa. Aunque hay personas que tienen más libertad interior o exterior que otras.

3.¿Para terminar deberíamos plantearnos, que cada persona con sosiego debería intentar buscar conceptos más verdaderos, emociones-pulsiones más verdaderas, y de ese modo ir alcanzando por dentro y por fuera mayores grados de libertad?

No hay comentarios

Dejar respuesta