Castilla y León es la comunidad autónoma con menos acoso escolar

Presenta la tasa de acoso más baja del país con un 1,7 por ciento, casi un punto menos que la media española

Fernando Rey en la presentación del Informe PISA.

Castilla y León es la comunidad autónoma con menor tasa de acoso escolar, un 1,7 por ciento, lo que supone que esté un punto por debajo de la media nacional, tal y como se refleja en el tercer volumen del Informe PISA que se ha presentado hoy en Madrid y que analiza el bienestar de los adolescentes en su medio escolar. El estudio señala que el sentido de pertenencia al centro educativo, las bajas tasas de acoso y la labor educativa de las familias contribuye a establecer un “buen clima” de convivencia en los colegios e institutos de la Comunidad y a una “mejora” de los resultados académicos.

En este sentido, un 1,7 por ciento de los alumnos de la Comunidad estuvo “de acuerdo” o “muy de acuerdo” en que eran amenazados por otros estudiantes, en comparación con el 2,6 por ciento de los alumnos españoles y el 3,7de los alumnos de media en los países de la OCDE, según señala la Consejería de Educación a través de un comunicado recogido por Europa Press.

Este porcentaje de alumnos amenazados por otros, al menos “unas pocas veces al mes” en Castilla y León, es uno de los menores en el ámbito internacional, por encima del 0,9 por ciento de Corea, el 1,3 por ciento de Holanda e igual al de Alemania. El consejero de Educación, Fernando Rey, ha señalado tras conocer los datos que la buena noticia es que Castilla y León no solo tiene buenos resultados académicos, sino que también “destaca” por el clima de convivencia en los centros.

“Sin duda, se produce una influencia positiva tanto de los buenos resultados de las pruebas cognitivas en el clima de bienestar social, como de este en los resultados académicos”, ha puntualizado. En este sentido, la Consejería de Educación ha sido “ejemplar” en el bienestar de los alumnos desde 2004, cuando implementó el Plan de Convivencia Escolar, al convertirse en una línea estratégica prioritaria para la Administración autonómica.

El plan incluye acciones múltiples, incluyendo procedimientos antiacoso, reconocimiento público para centros educativos con buenas prácticas de bienestar escolar y el nombramiento de un coordinador de convivencia. En estos momentos, Castilla y León está adoptando un enfoque más sistémico, participativo e integrado para la mejora de la convivencia escolar. “Un ejemplo de esta nueva estrategia es el nuevo Plan antiacoso y por el buen trato que incorpora nuevas medidas para reducir aún más la prevalencia del acoso”, ha subrayado Rey.

Estas medidas incluyen un “mayor énfasis” en apoyar a las víctimas y reeducar a los acosadores, además de lograr el objetivo tradicional de erradicar el acoso; actualizar el protocolo de intervención en incidentes de acoso, en particular aquellos relacionados con el ciberacoso, siguiendo los objetivos y principios de concienciación, prevención, protección, confidencialidad, acción coordinada, soluciones colectivas, sistematización, eficacia y urgencia; y coordinar los planes y acciones de todas las instituciones públicas y privadas que participan en la lucha contra el acoso escolar.

“Todo esto no sería posible sin la labor de las familias, de los docentes y de la Administración educativa, que impulsa diversas medidas para la mejora de la convivencia en los centros educativos”, ha finalizado el titular de Educación, que ha reconocido como el informe “mundical” dedica un apartado “especial” en el que pone como “ejemplo” las políticas de convivencia educativa implementadas por la Junta.

Pertenencia al centro

Castilla y León está a la cabeza de España en cuanto al porcentaje del alumnado que manifiesta sentir que pertenece al centro. Además, lidera el sentimiento de pertenencia en el ámbito internacional. Así, el informe refleja quem en Castilla y León, un 90,9 por ciento del alumnado manifiesta sentir que pertenece al centro educativo, frente al 87,4 en España, el 81,9 en Japón, el 80,3 en Finlandia, y el 79,5 en Corea. El promedio de la OCDE es 73 %.

El informe destaca de qué manera el bienestar influye en el rendimiento y cómo el profesorado y las familias pueden intervenir en la mejora del bienestar y el rendimiento académico del alumnado. Así, estudiantes cuyos padres manifestaron “pasar el tiempo hablando con mi hijo”, “comer la comida principal con mi hijo alrededor de una mesa” o “discutir lo bien que está lo haciendo mi hijo en la escuela” todos o casi todos los días tienen entre el 22 por ciento y el 39 por ciento más de probabilidades de presentar altos niveles de satisfacción.

Asimismo, los alumnos cuyos progenitores reportaron “pasar el tiempo simplemente hablando” estuvieron dos tercios de un año escolar por delante en el aprendizaje de las Ciencias, incluso después de considerar el origen social, la ventaja se mantienen en un tercio de un año escolar. Los resultados son similares a la hora de realizar comidas con los niños, ya que la fuerza de esta relación es mucho mayor que el impacto de la mayoría de los recursos de la escuela y los factores escolares medidos por PISA.

En este sentido, Castilla y León es la comunidad autónoma en la que un mayor porcentaje del alumnado, un 93,9 por ciento, manifestó hablar con sus padres después de las clases. Este porcentaje está por encima de España, con un 92,1, y del promedio de la OCDE, con un 92,3 por ciento.

No hay comentarios

Dejar respuesta