El reto de la Junta: crear 8.000 nuevas empresas hasta 2020

Carlos Fernández Carriedo ha asegurado que el objetivo es que la industria alcance el 20% del PIB de Castilla y León

La creación de 8.000 nuevas empresas en Castilla y León hasta 2020, ese es el objetivo que persigue la Junta de Castilla y León, según ha informado Carlos Fernández Carriedo, consejero de Empleo de la Junta. Un reto dirigido fundamentalmente al sector industrial para que el peso de éste alcance el 20% del Producto Interior Bruto (PIB) regional.

Ha sido el principal anuncio realizado por el titular de Empleo minutos antes de inaugurar en la sede del Consejo Económico y Social de Castilla y León, en Valladolid, la jornada ‘La creación de empresas en España y su impacto en el empleo’, organizada conjuntamente tanto por el CES regional como por el nacional.

En su intervención, Fernández Carriedo, en declaraciones recogidas por Europa Press, ha advertido de que las expectativas de creación de empresas a lo largo de la legislatura y hasta 2020 y de generación de puestos de trabajo, hasta alcanzar la cifra de un millón de ocupados en Castilla y León, se ven acompañadas también por la necesidad de que ese empleo sea de “calidad en términos de retribución salarial y de estabilidad”.

Para ello, el consejero ha puesto como principal premisa una negociación cimentada en términos de “diálogo, consenso y acuerdo entre la administración y los agentes económicos y sociales con el fin de que no sólo haya más empresas sino que también las actualmente existentes sean más grandes, tengan mayor número de empleados y que ese crecimiento se produzca sobre la base de más investigación tecnológica para generar mayor valor añadido”.

Referencia alemana

En esa misma línea, el presidente del CES en Castilla y León, Germán Barrios, ha aprovechado para incidir en que el tejido empresarial castellanoleonés cuenta como principal déficit con una “excesiva atomización”, ya que el 96 por ciento de las mercantiles no supera los nueve trabajadores, con una media entre uno y tres, y por eso ha apostado por superar esta situación para tender hacia empresas de mayor tamaño, tomando como referencia un país como Alemania en el que la media alcanza los doce empleados.

Y es que, como así ha recordado, los países que en la época de crisis resistieron mejor los efectos de la misma son aquellos dotados con un fuerte tejido industrial y empresas de gran tamaño, “aquellas que han podido ofrecer productos con valor añadido, una nueva imagen y un nuevo marketing… productos, en definitiva, con un hecho diferencial”.

De ahí, en su opinión, la importancia de incrementar el tamaño de las mercantiles y de que éstas, además, se constituyan en cluster a la hora de investigar, innovar y exportar, “ya que esta fórmula se ha rebelado muy interesante tanto en Castilla y León como en España”.

El máximo responsable del CES regional, quien, al igual que su homólogo del CES nacional, Marcos Peña, ha expuesto en el transcurso de la jornada un informe sobre el panorama empresarial en Castilla y León y España, respectivamente, se ha felicitado, sin embargo, de las “fortalezas” de una Comunidad basadas en su “extraordinaria ubicación, con un Corredor Atlántico que puede ser un eje muy importante para la instalación de empresas en la región; un buen capital humano, como así se recoge en el informe PISA, y un ejemplo exportador importante en sectores maduros como el automovilístico y el agroalimentario”.

Crecimiento en I+D+i

Por ello, Barrios, desde el organismo que dirige, ha hecho un llamamiento para incrementar la inversión en I+D+i hasta llegar al objetivo del 3 por ciento al final de la legislatura, algo que, tal y como ha incidido, podrá aproximarse este año al 2 por ciento gracias a los 200 millones anunciados este martes en la sesión de las Cortes, así como para potenciar la internacionalización, la Formación Profesional y la “Universidad de la Excelencia”, para que ésta no sólo aporte conocimientos sino también competencia profesional.

La puesta en marcha de una Estrategia Regional de Digitalización, a fin de “no perder el tren de la Industria 4.0”, y un modelo productivo dialogado con los agentes económicos y sociales completa la ‘hoja de ruta’ marcada por el CES de Castilla y León para relanzar la economía regional.

En términos más filosóficos, el presidente del CES en España, Marcos Peña, ha realizado una encendida defensa del reforzamiento de las instituciones y la colaboración entre ellas.

No hay comentarios

Dejar respuesta