La economía de Castilla y León supera previsiones y crecerá un 3% en 2016

En el segundo trimestre de 2016, el PIB ha crecido un 0,9% con respecto a los tres primeros meses del año

Felisa Becerra, Carlos Ranera y Francisco García Navas.

Las previsiones lanzadas en el informe de Previsiones Económicas de Castilla y León de EspañaDuero vaticinaban una ralentización del crecimiento de la economía regional. Situación que no se ha producido durante el segundo trimestre de 2016, en el que se ha mantenido un ritmo de crecimiento del 3,4% con relación al mismo periodo de 2015. Esto ha hecho que la entidad bancaria haya aumentado hasta el 3% el crecimiento esperado para este año, cuando indicó que sería del 2,7%.

“La ralentización esperada en 2016 no es tan intensa como estaba previsto”, ha asegurado Francisco García Navas, director de Analistas Económicos de Andalucía, quien ha afirmado que dicha ralentización llegará en 2017, cuando se prevé que la economía crezca un 2,1%. Las explicaciones a esta buena marcha es que se han aprovechado los “vientos de cola” del pasado año, aunque señala que hay que estar alerta ya que el mínimo vaivén afectaría “de lleno”.

Según ha relatado Felisa Becerra, coordinadora del informe, estos buenos datos se deben, sobre todo, al aumento de la demanda interna, que ha aportado un punto porcentual más al PIB que en los tres primeros meses del año. Fundamentalmente se debe al incremento del gasto en consumo de los hogares, que ha crecido un 3,9%, y al de las Administraciones Públicas, que crece un 2,2% frente al -1,7% del primer trimestre.

Esta mejora ha hecho que estos dos últimos factores también se revisen al alza, con un crecimiento del 3,4% para el consumo de los hogares y un 0,2% para el de las Administraciones Públicas en 2016. Mientras que el crecimiento de la inversión se mantendrá en el 2,9%.

Esto contrasta con la revisión a la baja de la oferta en el crecimiento previsto para la construcción, que se espera sea del 1,4%, mientras que en sectores como el de la industria será del 3,9%, por un 2,5% del resto de sectores.

En lo que respecta al mercado laboral, EspañaDuero estima una mejora en el número de ocupados del 2% en 2016, seis décimas menos que en España, donde destaca también el aumento en el sector industrial del 5,1%, si bien en términos absolutos resulta más elevado el crecimiento en el sector servicios, que concentra casi el 70% del empleo en la Castilla y León

En este sentido y se si tiene en cuenta el descenso previsto de la población activa (-0,4%), el número de parados podría descender un 11,3% por lo que EspañaDuero sitúa la tasa de paro en el 16,3% en el promedio del año, frente a un 19,9% en España, y dos puntos inferior a la registrada en 2015.

Menor efecto del Brexit

Uno de los grandes factores que tanto Becerra como García han apuntado para esta menor ralentización se sitúa en que los efectos del llamado ‘Brexit’ están siendo menos fuertes de lo esperado en un inicio.

No obstante, Felisa Becerra ha asegurado que la política monetaria del BCE, el bajo precio del petróleo, el boom turístico y las rebajas fiscales también han contribuido en gran parte a que se mantenga un buen ritmo de crecimiento.

A pesar de que se ha capeado de buena manera este segundo trimestre y se han mejorado las previsiones para 2016, ha apuntado que “todo hace pensar que la ralentización llegará en 2017”, cuando se espera que la economía de Castilla y León crezca un 2,1%, casi un punto menos que lo previsto en 2016.

EspañaDuero basa este crecimiento en la aportación de las actividades no agrarias, que pasarían de un 3,9% en 2016 al 2,3% en 2017. Por ello, el crecimiento del PIB regional en el próximo año se basará en la industria y en los servicios, con un 2,3% y un 2,2% más en cada caso, mientras que la construcción se quedará en un 1,5%. Por su parte, el empleo puede crecer a una tasa del 1,5% y situar la tasa de paro en el promedio del año ligeramente por debajo del 15% frente a un 18,3% previsto para España.

No hay comentarios

Dejar respuesta