Marcos plantea un mecanismo “anticrisis de mercados” para la PAC

La consejera de Agricultura y Ganadería aboga por la regulación europea de la cadena alimentaria

Milagros Marcos en un Consejo de Gobierno anterior.

La consejera de Agricultura, Milagros Marcos, ha planteado que la PAC podría contar con un mecanismo “anticrisis de mercado” que ayude a responder “de forma rápida y adecuada” a las situaciones “de incertidumbre e inestabilidad”, pero además debe de contar con reservas específicas. Así lo aseguró Marcos en respuesta a una de las preguntas que desde las distintas comunidades formularon a quienes participaron en la Conferencia ‘PAC. Construyendo la PAC del futuro post 2020’ que se celebró en Madrid los días 27 y 28 de marzo.

Al respecto, Marcos ha reconocido que los instrumentos de mercado “y otras actuaciones han sido los grandes olvidados en las diferentes reformas de la PAC a lo que ha añadido que son “inexistentes o cuanto menos ineficaces” por lo que ha abogado por una “revisión profunda” de estos aspectos.

Por ello, la también portavoz de la Junta cree que a partir de 2020 se debe incorporar en la PAC lo que para ella es un tercer pilar ‘anticrisis de mercados’ que contribuya a paliar “las cada vez más repetidas situaciones de incertidumbre e inestabilidad, un “nuevo pilar” que debe contar con reservas específicas además de “intervenciones clásicas de una manera básica” como pagos anticrisis dirigidos a sistemas de seguridad o para dotar de fondos preventivos anuales de ahorro que se usen para luchar contra “la volatilidad” de los precios.

Pero además, para la consejera de Agricultura este tercer pilar se tiene que ver reforzado con una nueva competencia comunitaria como es la regulación común europea de la cadena alimetaria y pone como modelo a seguir la ley española de la cadena alimentaria. Por ello, esta cuestiones se tienen que incorporar al debate junto a cuestiones como la revisión del derecho de la competencia, la mejora de la red de seguridad básica y la implicación del sector privado en la gestión de los mercados en las primeras etapas antes de producirse “crisis graves”.

Se trata, en definitiva, “de constituir una auténtida red de seguridad” que velará para que se activen las herramientas de intervención y se garanticen que los precios de mercado “no estén por debajo de los costes medios de producción”. Por otro lado, sobre otra de las cuestiones formuladas, Mila Marcos cree que se deben reforzar las acciones estructurales “para corregir el deterioro socieconómico de los agricultores en la cadena alimentaria” con una regulación básica europea, para lo que sería necesario que las organizaciones de productores y las interprofesionales jueguen “un papel fundamental y una gestión activa en el control de la oferta.

Pero además, ha apostado porque la Comisión establezca instrumentos de detección temprana de las crisis como sistemas de alerta temprana u observatorios de mercados agrarios, para lo que se pueden propiciar el uso de las nuevas tecnologías y ponerlas “de forma transparente a disposición del sector, en su conjunto”.

Despoblación

Por otro lado, Milagros Marcos ha recordado que la PAC debe garantizar que la actividad agraria sea “rentable y atractiva” para asegurar el relevo generacional así como para conseguir una mayor presencia de mujeres en el medio rural ya que si esto se logra, según la consejerá de Agricultura, “se contribuirá enormemente contra el despoblamiento”.

Sobre la PAC más allá de 2020, la consejera ha insistido en que debe de garantizar un nivel de vida adecuado a agricultores y ganaderos y que la actividad “sea rentable y atractiva” por lo que ha apostado por ayudas directas que actúen como una red de seguridad en los ingresos acompañados de instrumentos de protección de los mercados “que impidan impactos negativos en la renta”.

Asimismo, sobre los pagos directos, Milagros Marcos creen que debe retribuir los servicios que los profesionales del sector prestan a la sociedad y deben compensar “el sobrecoste” de producir alimentos en un modelo europeo que exige unos estándares de calidad y salubridad más altos que los fijados por otras potencias mundiales.

Sobre la simplificación de la PAC, la consejera de Agricultura se ha referido a la que tiene que ver con la propia legislación europea para lo que sería necesario normas “más claras, sencillas, concisas y estables en el tiempo”, además de que deben ser normas europeoas mientras que las ayudas directas no deben condicionarse a un sistema de derechos sino que deben vincularse a la actividad agraria y ganadera real.

Asimismo, Marcos ha reconocido que no comparte la coexistencia de regímenes diferenciados de ayuda, al tiempo que ha insistido en la necesidad de reducir los requisitos actuales para la percepción de ayudas o “sustituirlos por otros más coherentes”, así como por una reducción de controles con la utilización de las bases de datos de las explotaciones y el uso de las nuevas tecnologías.

Por otro lado, sobre la aportación medioambiental de la PAC, Milagros Marcos ha recordado que las políticas medioambientales deben de ver a la actividad agraria “como un aliados necesario y no lo contrario” y ha subrayado que la actividad agraria se produce de manera “más sostenible” y contribuye “de forma positiva” en la conservación de los principales recursos naturales.

Asimismo, ha defendido que los agricultores y ganaderos siempre han sabido adaptar sus métodos de producción a las demandas de la sociedad y ha destacado que una agricultura “preocupada por el clima debe ir de la mano de garantizar que la actividad siga siendo viable”.

No hay comentarios

Dejar respuesta