Castilla y León compra 672.000 vacunas antigripales de cara al invierno

Por valor de 2,8 millones de euros

El consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, vacunándose. Fotografía de archivo: Europa Press.

El Consejo de Gobierno de la Junta de Castilla y León ha aprobado este jueves la compra de 672.000 dosis antigripales para la próxima campaña de vacunación frente a la gripe que comenzará cuando establezca la autoridad sanitaria en función de la evolución de la situación, según ha explicado la portavoz, Milagros Marcos.

En concreto, la Consejería de Sanidad ha destinado 2.830.464 euros para la formalización de sendos contratos para la adquisición de 462.000 unidades vacunales con adyuvante, por importe de 2.066.064 euros, y de otras 210.000 dosis de la vacuna crecida en cultivos celulares, por 764.400 euros.

Como otros años, para la adquisición de estas unidades la Administración sanitaria de Castilla y León se ha adherido al acuerdo marco suscrito por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, el Instituto Nacional de Gestión Sanitaria y la mayoría de las comunidades autónomas españolas para la compra centralizada de vacunas.

Marcos ha recordado que el lote de vacunas antigripales con adyuvante está dirigido mayoritariamente a la población mayor de 70 años, “si bien, por razones de una mayor protección inmunitaria, también se administra a población mayor de 65 años institucionalizada, ya que se trata de una formulación especialmente elaborada para mejorar la respuesta inmunológica frente al virus en personas que normalmente la presentan baja”.

Por su parte, las 210.000 dosis de crecimiento celular tiene como destinataria la población de entre 18 y 70 años que conforma grupos de riesgo sanitario y social a los que se le recomienda vacunarse: población mayor de 60 años; pacientes de enfermedades crónicas respiratorias, cardiológicas, metabólicas, renales; mujeres embarazadas; profesionales sanitarios y socio-sanitarios.

También forman parte de los grupos de riesgo el personal de servicios públicos esenciales, tales como policías, bomberos, de Protección Civil; personas que puedan convertirse en transmisores involuntarios de la gripe: personal de instituciones geriátricas, cuidadores a domicilio; profesores; residentes en instituciones penitenciarias y centros tutelares de menores; y trabajadores de granjas y mataderos avícolas.

La portavoz de la Junta ha recordado que la vacunación es una de las más eficaces medidas preventivas y de Salud Pública y, en el caso concreto, de la gripe, protege frente a una enfermedad que afecta a entre un 5% y un 15% de la población española, es además responsable de un elevado número de complicaciones en patologías previas graves que, en mucho casos, supone la hospitalización de esos pacientes.

No hay comentarios

Dejar respuesta