Nata de cerveza y naranjas de la China

TERRITORIO CIDIANO

La oratoria del portavoz de Ciudadanos en las Cortes cidianas, Luis Fuentes, es “nata de cerveza”. Herrera recurrió esta tarde a la metáfora para suavizar la forma en vez de calificar la intervención de Fuentes directamente de superficial. Nata de cerveza, dijo, en vez de espuma, o sea, metáfora igualmente, que acaso empleó también para que a los presentes en el pleno nos chascara la lengua del regusto. La dichosa cerveza, ay, que, igual que el vino, enferma, sana y da salud a un tiempo, tal como instruía el ciego al infortunado Lázaro.

Fuentes pedía a Herrera una valoración por la, a su juicio, caída en un 50% de la inversión extranjera en Castilla y León durante los seis primeros meses de este año con respecto al mismo periodo del año anterior. Según él, el dato lo había extraído de los informes del mismísimo Ministerio de Economía, regentado por el PP.

Herrera le espetó que en esta ocasión se había vuelto a quedar en la superficie, “como siempre”, pues dichos informes no desglosan el denominado “efecto sede”, según el cual las inversiones de una empresa se aplican al territorio donde tiene el domicilio social. Así, las fuertes inversiones que están realizando en Castilla y León empresas como Campofrío, Nissan, Renault y otras muchas, se computan mayormente en Madrid, que es donde se halla su domicilio social. Y en contra de la afirmación de Fuentes, Herrera sostuvo que las inversiones extranjeras en el territorio cidiano marchan viento en popa este año.

La expectación del pleno parlamentario de esta tarde estribaba sobre todo en la bancada del PSOE tras el espectáculo ofrecido el sábado en Madrid por su Comité Federal. ¿Con qué ánimos llegaría el portavoz socialista, Luis Tudanca, para enfrentarse a Herrera en los cara a cara dialécticos que brindan las preguntas orales de actualidad?

Tudanca está tocado, sin duda, al menos en lo anímico, como es lógico, y ya veremos si en lo político. Nos pareció que su semblante y su pose en el escaño eran distintos a los de otras tardes, con un rictus de amargura en los labios, menos vehemente con Herrera y mirando a sus compañeros con cierta desconfianza e inseguridad. No es para menos. El ‘bando’ socialista al que pertenece y que lo respaldó para hacerse con la secretaría regional del partido, es decir, los afines a Pedro Sánchez, salió derrotado del cónclave socialista.

La división interna que los partidarios de Sánchez y los críticos escenificaron en Madrid ante la mirada estupefacta de toda España, se quiera o no, tiene su correlato en Castilla y León. Y los datos son amargos para Tudanca: fueron más los representantes cidianos a favor de los críticos que hacia Sánchez. De manera que, de un día para otro, Tudanca se ha quedado sin padrinos y su futuro político aparece envuelto en una nebulosa, con las navajas cachicuernas refulgiendo a su alrededor, ay. Lo dice el refrán: “A perro flaco…”

Su pregunta sobre el sector minero la hemos escuchado ya muchas veces en las Cortes, demasiadas, y también las acusaciones que PP y PSOE se lanzan mutuamente por el asunto: que si Zapatero le puso el dogal al sector, que si en febrero de 2012 el PP pidió el cierre de la minería cidiana, que si en 2010 Tudanca adoptó una posición sumisa cuando era diputado nacional en Madrid… O sea, entre todos la mataron y ella sola se murió.

La intervención más encendida, en su caso sobre el proyecto Parque Empresarial del Medio Ambiente de Soria, la protagonizó el portavoz de Podemos, Pablo Fernández, quien llega a los plenos con actitud de opositor, con los asuntos estudiados concienzudamente. Claro que Herrera no es manco y, como él, prepara con minuciosidad cada respuesta, con la ventaja de que tiene tras él todos los datos y asesores de que dispone la Junta de Castilla y León.

Fernández pide la paralización de este proyecto, en el que, según él, “la Junta ha dilapidado 100 millones de euros”. Herrera, en cambio, considera que el proyecto debe seguir adelante para aprovechar la inversión pública realizada, que no son 100 millones sino 48, y las que están realizando ciertas empresas, que dan empleo ya a unas doscientas personas. Las posiciones eran tan dispares que Fernández se echaba las manos a la cabeza por lo que decía Herrera, gesto que éste calificaba de “circo”, que es lo propio de quien “no tiene argumentos”.

Las intervenciones de José Sarrión Andaluz, único procurador de IU y nuevo coordinador regional de la formación política, entusiasman pero no conmueven, como decía Ortega de la prosa artística de Gabriel Miró. Sarrión propuso a Herrera una reflexión general sobre el papel de las multinacionales en nuestra sociedad capitalista al hilo del cierre de la empresa Lauki por parte de la multinacional Lactalis.

Las multinacionales, tal que Lactalis, son la peor cara del capitalismo, vino a decir el procurador de IU, porque deslocalizan la producción por meras cuestiones contables sin ponerle cara a la gente que dejan en el desempleo. “Nos mean y decimos que llueve”, argumentó. La expresión hizo que interviniera la presidenta de las Cortes, Silvia Clemente, a fin de que guardara las formas oratorias. Sarrión estuvo de acuerdo con ella, no sin antes añadir: “Pero me reconocerá que la situación lo merece”.

Y en eso Herrera le trajo a colación el ejemplo de China, país de contrastes donde los haya, v.gr., con un gobierno comunista y una economía capitalista en plan salvaje y así. Así pues, de la nata de la cerveza de Luis Fuentes a las naranjas de la China de Sarrión.

Con que, los grupos minoritarios de las Cortes siguen de novilleros; el PSOE, en tensa expectativa ante la que se avecina, y en el PP, aparente calma tras las tormentas de las últimas semanas, a la espera de que Rajoy pueda formar finalmente un mísero gobierno, ay.

No hay comentarios

Dejar respuesta