¿Una única moneda mundial?

Necesita el mundo y la humanidad una única moneda mundial. No es posible que existan más de ciento cincuenta monedas nacionales o estatales. Una única moneda mundial sería un incentivo para aumentar la riqueza mundial a más velocidad. Evitaría conflictos económicos a nivel mundial o los reduciría.

El mundo ya es globalizado en muchos aspectos y por tanto, también tendría que serlo en esto. Bajo el patrocinio de la ONU y el consentimiento de la inmensa mayoría de Estados del mundo, es una necesidad para satisfacer multitud de derechos humanos, para evitar conflictos económicos que pueden terminar en conflictos políticos y militares, para crear un orden económico mundial en consenso y en paz. Para crear nuevas sinergias positivas entre recursos naturales, recursos humanos y recursos financieros del mundo… Con la tecnociencia actual y el poder que el ser humano ha alcanzado sería una garantía para que la humanidad pueda sobrevivir.

Una única moneda mundial reduciría las crisis económicas o al menos, podría ser un nuevo instrumento de control y adecuación de la realidad y de los sistemas económicos y financieros. No podemos obviar que la crisis económica mundial que estamos sufriendo y otras que puedan venir en el futuro, en cierto modo se podrían ralentizar, disminuir las consecuencias y las causas. No hay que olvidar que en esas crisis económicas mundiales docenas de millones de seres humanos, cuándo no cientos, durante meses o años tienen que pasar por situaciones económicas, personales, políticas, familiares muy graves.

Pueden incluso generaciones verse mermadas en sus posibilidades económicas, sociales, sentimentales y con consecuencias durante lustros. Por lo cual, si una moneda única mundial redujese dichos sufrimientos no deberíamos intentar caminar hacia ese objetivo, con el beneplácito de la ONU y los grandes organismos internacionales para el bien de toda la humanidad.

Se podrían reducir los conflictos comerciales y económicos y aumentaría la cooperación y las sinergias entre Estados y continentes. Se podrían crear muchas más posibilidades de riqueza, riquezas económicas y en todos los sentidos. Se reducirían lo que se denominan guerras comerciales, o al menos disminuiría la posibilidad de caer en un conflicto mundial a nivel económico, con todas las consecuencias nefastas que esto puede acarrear, millones de desempleados, destrucción en poco tiempo de sectores enteros de la producción económica en países, países en desarrollo que no son capaces de llegar a un mínimo económico, etc.

Parece ser que ya Keynes en 1944 planteó la necesidad de una única moneda mundial o una moneda supranacional. De alguna manera se indica que las tres grandes monedas son, diríamos, la guía esencial en el comercio mundial: dólar, euro, yen. Y las monedas nacionales la mayoría están en relación al cambio con esas monedas, especialmente al dólar. Por lo cual queramos o no, de alguna manera se están dando en la práctica pasos hacia la “unión empírica de una moneda”.

Una única moneda mundial podría reducir mucho los costes, lo que podría elevar la producción mundial y el consumo mundial, y posiblemente disminuir el desempleo y la pobreza, según los que abogan por dicha solución económica mundial.

Se necesita un nuevo Bretton Woods, para crear una moneda mundial o una única moneda mundial, para crear un nuevo orden económico mundial que a su vez sea un instrumento para el aumento de riqueza mundial y de disminución de la pobreza mundial. O, dicho de otro modo, que el dólar como moneda papel mundial sea sustituido por otra moneda que sea el producto y el acuerdo del consenso mundial, de las grandes potencias mundiales y que favorezca a todas las sociedades, estados…

Una única moneda mundial reduciría las necesidades de mantener tanta cantidad de reservas nacionales. Haría el comercio más eficiente y, por tanto, ese dinero de la reserva como un incentivo para crear más riqueza, y creando más riqueza disminuiría la pobreza y el desempleo en el mundo… Y al aumentar la riqueza mundial disminuirían los factores o variables que pueden producir conflictos o crisis sean económicas o sociales o culturales-ideológicas o políticas o de cualquier otro orden.

Si es cierto que el Institute of International Finance, una entidad que reúne o representa a más de 400 bancos con más recursos financieros ha aconsejado que se cree una única moneda mundial, que fuera uno de los instrumentos para un Nuevo Orden Económico Mundial y un Único Estado Mundial. Dicha moneda podría ser propiciada por los grandes organismos internacionales: FMI, Banco Mundial, la ONU.

Porque los tres instrumentos: una única moneda mundial, un nuevo orden económico mundial y un único Estado mundial sería la única garantía seria y profunda para que el ser humano no cayese en un conflicto mundial, que podría llevar a la humanidad al borde de la extinción. Porque no podemos olvidar que desde el seis de agosto de 1945 el ser humano ha alcanzado el poder y es, por primera vez en la historia, desde que a sí mismo se puede autoextinguir como especie. Y este es el verdadero reto que hay que intentar superar y que no suceda.

No hay comentarios

Dejar respuesta