La Junta realza la importancia del papel de la mujer agraria

Se han aprobado unas directrices para la promoción femenina en el sector

El Consejo de Gobierno ha aprobado en su reunión de este jueves las Directrices para la Promoción de la Mujer que orientarán la política agraria de la Consejería de Agricultura y Ganadería.

Con ello, la Junta avanza en tres objetivos “clave”, que son hacer visible y realzar el papel de las mujeres que trabajan en el ámbito agrario y agroindustrial, convertir estos sectores en una oportunidad de empleo y realización personal y profesional para las féminas e implicarlas en la dinamización del medio rural.

Las directrices aplican la Ley Agraria de la Comunidad y se han desarrollado con la colaboración de veinticinco mujeres que viven y trabajan en el medio rural.

La formulación de las directrices se ha desarrollado con la prioridad de la igualdad y la promoción de la mujer. En estas directrices han participado, activamente, además de la Consejería de Agricultura y Ganadería y la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades -a través de la Dirección General de la Mujer-, veinticinco mujeres profesionales del campo, la ganadería y la agroindustria que trasladaron a Agricultura y Ganadería sus propuestas de mejora para el medio rural.

Estas directrices conforman una guía de pautas de actuación y criterios con el fin de que, en determinados ámbitos de los sectores agrario y agroindustrial, se incorpore la perspectiva de género o una discriminación positiva a favor de las mujeres del medio rural, y están dirigidas tanto a los poderes públicos como a las organizaciones representativas de intereses plurales y entidades asociativas que participan en la definición y desarrollo de la política agraria.

Se trata, además, de sensibilizar a la población, en general, al personal técnico y político y a los grupos representativos de los intereses agrarios sobre la importancia que tiene extender la igualdad de género a los sectores agrario y agroindustrial en sintonía con los dictados europeos en materia de igualdad de género, reflejados en el Programa de Desarrollo Rural (PDR).

Junto a los objetivos básicos, con estas directrices también se pretende sensibilizar a la población en general sobre la importancia de la igualdad de género, además de dar cumplimiento a la normativa aplicable al PDR.

La consecución de estos objetivos clave genera “sinergias positivas” con los fines estratégicos de otras políticas de la Comunidad como son la política de población, en los que las mujeres trabajadoras de los pueblos son “clave” para revertir la actual tendencia demográfica; la política de empleabilidad del capital humano de esta Comunidad, puesto que los sectores agrario y agroindustrial generan “riqueza” y empleo y deben ofrecerse a las mujeres como una “oportunidad profesional válida” para alcanzar su autonomía y realización personal y profesional, y la política de igualdad, reconociendo y promocionando la participación de la mujer en los sectores agrario y agroindustrial y en la actividad económica de las zonas rurales.

Áreas prioritarias

Cinco son las áreas prioritarias de los sectores agrario y agroindustrial donde resultan aplicables las 68 directrices de discriminación positiva a favor de la mujer, definidas en este documento.

Estas áreas son el sector agrario, sector agroindustrial, diversificación de actividades en el medio rural, conocimiento de la situación de la mujer y su participación en la orientación de la política agraria, y otras actuaciones de fomento.

En el área del sector agrario, se incluyen directrices relativas al emprendimiento de la mujer rural como el fomento de la titularidad compartida de las explotaciones agrarias, la instalación de jóvenes agricultoras, el acceso a las parcelas del fondo de tierras disponible y la adjudicación directa de los aprovechamientos sometidos a ordenación común.

Se busca, además, hacer partícipe a la mujer en la I+D+i en el sector agrario, fomentar el cooperativismo entre agricultoras y ganaderas y darles prioridad a la hora de solicitar inversiones para explotaciones agrarias o destinar ayudas a la diversificación de la producción, así como “facilitarles” la dirección de sus explotaciones y “mejorarles” las condiciones de trabajo con la perspectiva de género en todas las actuaciones que se lleven a cabo para ayudar al establecimiento de servicios de gestión, sustitución y asesoramiento agrícola.

En el área del sector agroindustrial, donde la mujer trabaja por cuenta ajena, el objetivo es mejorar las cifras de volumen de negocio y de empleo, especialmente femenino, que aporta el sector, con criterio prioritario de selección en la línea de ayudas, aquellas inversiones y proyectos que creen empleo para las mujeres.

Una tercera área es la de diversificación de actividades en el medio rural. Para conseguirlo, se han establecido directrices orientadas a incorporar la perspectiva de género en la planificación de las estrategias de diversificación rural, así como promocionar la presencia equilibrada de mujeres y hombres en puestos de responsabilidad en las Redes de los Grupos de Acción Local, que son quienes gestionan la iniciativa Leader.

Se persigue, además, con el área de conocimiento de la situación de la mujer, el análisis de la actividad de la mujer en las zonas rurales y su participación en la orientación de la política agraria, todo ello con una visión “horizontal” de apoyo a las demás directrices que se han aprobado este jueves.

Finalmente, en el área de otras actuaciones de fomento, se llevará a cabo una discriminación positiva de la mujer en otras actuaciones que se desarrollen en materia agroalimentaria no contempladas en las anteriores.

No hay comentarios

Dejar respuesta