CyL prevé una cosecha de cereal de 7,6 millones de toneladas

Debido a los altos rendimientos, que llegan a los 4.000 kilos por hectárea, y a más superficie, hasta 1,91 millones de hectáreas

La cosecha de cereal de 2016 de Castilla y León se encuentra entre las mejores de la década con una previsión de 7,6 millones de toneladas, lo que supone un incremento del 37 por ciento respecto a la campaña anterior, que fue de 5,5 millones de toneladas, y un 22,5 por ciento superior que la cosecha media de los últimos diez años (6,2 millones de toneladas).

Así lo ha dado a conocer este miércoles en Zamora la consejera de Agricultura y Ganadería, Milagros Marcos, con algo más de la mitad de la superficie cosechada.

Este incremento se debe, en gran medida, a un aumento de los rendimientos medios que se encuentran en torno a los 4.000 kilos por hectárea frente a los casi 3.000 del año pasado, y al ligero aumento de superficie sembrada, que ha pasado de 1,8 millones de hectáreas a 1,9, un 2,1 por más.

Por provincias, Burgos se sitúa a la cabeza en superficie dedicada al cereal de invierno (el 21 por ciento del total), seguida por Valladolid y Palencia (con el 17 por ciento), lo que supone que, entre las tres, superen la mitad de la producción de Castilla y León.

La consejera de Agricultura y Ganadería ha expresado la “preocupación” que se mantiene sobre los precios, dado que este año al inicio son bajos debido a que se espera una producción muy importante a nivel europeo.

En este sentido, ha incidido en que cada vez más los precios llegan marcados por el mercado internacional, con la referencia de la bolsa de Chicago.

Por ello, ha aconsejado esperar a un incremento del precio, con un almacenamiento tras la cosecha y una venta escalonada, algo en lo que ha asegurado que favorecen las cooperativas. El fin es que haya un equilibrio entre lo cosechado y el precio que percibe el agricultor.

Asimismo, ha señalado que también se espera que con esta cosecha los ganaderos se vean beneficiados, dado que se espera quen precios más “razonables” de los piensos.

Esta campaña que se encuentra a punto de finalizar, ya que se encuentra con el 70 por ciento de la cebada y el 30 del trigo cosechado.

Tiempo favorable

La misma se ha caracterizado por las buenas condiciones de la siembra, con un invierno lluvioso, más húmedo de lo normal, lo que ha permitido un buen desarrollo de la planta, y por una primavera también más húmeda de lo habitual, lo que ha conllevado un buen desarrollo del cereal aunque algunas zonas han presentado algunos daños por la presencia de hongos y la proliferación de malas hierbas.

En la segunda semana de junio se han alcanzado temperaturas por encima de lo normal y las tormentas con pedrisco de los primeros días de julio han producido daños en algunas zonas de la Comunidad, lo que ha originado un descenso de producción.

No obstante, en el conjunto de Castilla y León se superarán los 7,6 millones de toneladas frente a los 5,5 millones recogidos el año pasado, lo que supondrá el 43 por ciento de la producción de España, tres puntos más que en 2015.

Respecto a los cultivos, el trigo es desde 2014 el cereal más cultivado, con una producción que alcanza esta campaña los 3,7 millones de toneladas, lo que representa casi el 50 por ciento del total, mientras que la cebada se sitúa en los 3,2 millones. El centeno ronda las 300.000 toneladas, la avena las 285.000 y el triticale 106.000.

Milagros Marcos ha destacado el incremento de la producción de trigo duro, que en esta campaña ha superado las 19.000 toneladas al triplicarse la superficie sembrada, algo que señala una “línea de diversificación” en la que también se ve un cambio de tendencia.

Valladolid es la provincia con mayor producción, más de 8.600 toneladas, seguida de Burgos con más de 3.500, Palencia con casi 3.000 y León con 1.743.

En el conjunto de cereales, los rendimientos medios en la Comunidad alcanzan los 4.000 kilos por hectárea. Por provincias, las que mejores rendimientos medios en trigo blando han obtenido han sido Burgos con 4.700 kilos por hectárea, Palencia con 4.500, León con 4.300 y Valladolid con 4.100. En cebada, es Palencia la que mayor rendimiento registra con 4.600 kilos por hectárea, Burgos con 4.400, Zamora con 4.300 y Valladolid con 4.200.

Si se comparan estos rendimientos con la campaña anterior, en su conjunto son un 34 por ciento superior y un 27 por ciento más altos respecto a la media de los últimos cinco años. Las provincias donde se ha producido un mayor aumento respecto a 2015 son Zamora (56 por ciento), Salamanca (47), Valladolid (45 por ciento) y Segovia (38).

Cosecha en Zamora

En cuanto a la provincia de Zamora, que ha visitado la consejera, ha aumentado la superficie de cereal sembrada en esta campaña, que ha pasado de las 150.822 hectáreas a las 154.672, un ligero incremento del 2,5 por ciento que, en cambio, ha dejado un aumento de producción de más del 60 por ciento, al pasar de 388.261 toneladas a casi 622.700.

Además, se ha superado el rendimiento medio los 4.000 kilos por hectárea y respecto a la producción media de los últimos cinco años supone un incremento del 40 por ciento.

El cultivo mayoritario ha sido el trigo blando con casi la mitad de la superficie sembrada (72.586 hectáreas), seguido de la cebada (56.644), la avena (16.013), el centeno (4.914) y el triticale (4.305).

No hay comentarios

Dejar respuesta