La PAC suma más de 150 millones

La Plataforma de Competitividad Productiva cuenta con 60 millones y 36 medidas para equilibrar la cadena

La Plataforma de Competitividad Productiva del sector ovino y caprino contará con un presupuesto de 60 millones de euros que, con los 91,5 millones de ayudas de la PAC, sumarán más de 150 millones para el sector, según ha anunciado este lunes la consejera de Agricultura y Ganadería, Milagros Marcos, en la presentación de este instrumento que busca equilibrar la cadena de valor y proporcionar estabilidad y un crecimiento ordenado a este sector.

En concreto, con este acuerdo la industria de transformación se compromete a aplicar en sus contratos precios y volúmenes de compra que, en concordancia con la evolución del mercado, contribuyan a la sostenibilidad de las explotaciones de ovino y caprino.

Marcos se ha mostrado consciente de la “vulnerabilidad” del sector ovino y caprino, con especial atención al eslabón productor, por lo que se ha impulsado una nueva Plataforma de Competitividad Productiva que contempla 36 medidas para implicar a productores, industria y distribución en el reparto equitativo de beneficios a lo largo de toda la cadena de valor “de tal manera que todos los agentes vean la necesidad de colaborar entre ellos”.

La nueva Plataforma de Competitividad se ha fijado cuatro retos que pasan por rejuvenecer el sector, por mejorar la fortaleza y el posicionamiento de los productores, por conseguir una mayor competitividad y por impulsar la comercialización.

Entre las medidas diseñadas para el sector ganadero destaca el apoyo a la incorporación de jóvenes agricultores y a la modernización de las explotaciones; el fortalecimiento del asociacionismo y de las organizaciones de productores y un instrumento de estabilización de rentas de las explotaciones que indemnice a los ganaderos por una severa caída en sus ingresos.

A esto se suman medidas para el apoyo a la mejora genética y a la mejora del nivel sanitario de las explotaciones ganaderas ovinas y caprinas, “lo que incrementa los rendimientos productivos de los animales y proporciona ventajas competitivas a la hora de comercializar, así como ayudas directas de la PAC”.

Los ganaderos también contarán con medidas de apoyo a la regulación de la producción con el objetivo de lograr la comercialización de estos productos a lo largo de todo el año y no sólo en periodos estacionales concretos “y se priorizará el acceso del sector ovino y caprino a cualquier otra actuación de fomento e impulso del sector ganadero que lleve a cabo la Consejería de Agricultura y Ganadería”.

También se elaborarán planes de eficiencia productiva y energética de explotaciones ganaderas y se concederán líneas de microcréditos y préstamos destinados a los productores de ovino y caprino con unas “condiciones ventajosas tanto en garantías como en plazos de amortización y periodos de carencia”, ha asegurado la consejera que ha precisado que en ambos casos, como garantía sólo se exigirá la viabilidad del proyecto presentado y firma personal de los promotores solicitantes.

Se pondrá en macha además una línea de ayudas reembolsables para inversiones de modernización en las explotaciones y hacerlas más competitivas.

Por su parte, la nueva Plataforma de Competitividad facilitará al sector productor asociado (cooperativas y organizaciones de productores) el acceso a las infraestructuras que permitan regular la oferta de la leche y carne de ovino y caprino y dará un “tratamiento preferente” a las inversiones en transformación y comercialización en este sector.

Nuevos canales de comercialización

Establece además un plan de apoyo a la calidad de los productos lácteos y cárnicos con programas específicos de búsqueda de nuevas presentaciones y de nuevos canales de comercialización, en especial, dirigidos a la exportación. En este sentido, se apoyará a aquellas empresas que requieran de requisitos especiales (Halal, Kosher, IFS y otros) para la exportación en mercados con grandes posibilidades para la carne de ovino.

En el caso de la distribución se ha acordado el compromiso de contribuir al mantenimiento del sector lácteo y cárnico del ovino y caprino a través de un precio para los productos que satisfaga las necesidades de los consumidores “y que no cuestione la remuneración del trabajo de la distribución, la transformación y los productores”.

Del mismo modo, se contribuirá a la diferenciación de los productos y se promoverán modalidades de compra de lácteos y carne de ovino y caprino que, desde el respeto al principio de la libre competencia y de los distintos modelos de aprovisionamiento, permitan mantener el valor del producto en los primeros escalones de la cadena, “facilitando un marco estable de relaciones entre todos los agentes de la cadena de valor a favor de la sostenibilidad del sector”.

Se potenciarán, además, las actuaciones de promoción y fomento del consumo de lechazos/cabritos de origen de Castilla y León amparados por figuras de calidad y bajo el paraguas de Tierra de Sabor.

Para lograr estos objetivos, dentro de la Plataforma se recogen una serie de medidas destinadas a garantizar el equilibrio y la transparencia entre los distintos componentes de la cadena. Se creará una red regional de explotaciones ganaderas de vacuno de ovino y caprino de leche y carne y de un Observatorio de Precios y se desarrollará la figura del defensor de la cadena alimentaria dentro del objetivo de la transparencia.

Se establecerán medidas también de carácter formativo como la destinada al aprendizaje y conocimiento de las diferentes modalidades contractuales y de negociación aplicables al sector, así como la normativa, el asesoramiento a ganaderos y la formación tanto de los profesionales del sector primario como de los industriales, con el fin de posibilitar su adaptación a los cambios introducidos por las nuevas tecnologías y la demanda del mercado.

A través de medidas promocionales e informativas se buscará el aumento del consumo de leche y de productos lácteos de origen ovino y caprino, así como de carne de lechazo y cabrito.

No hay comentarios

Dejar respuesta