Castilla y León se hace fuerte para combatir los incendios

Ha fortalecido su operativo con 4.235 profesionales y 31 medios aéreos durante los meses de julio, agosto y septiembre.

La Junta de Castilla y León refuerza desde este viernes, 1 de julio, el operativo contra incendios, que estará integrado por 4.235 profesionales, con 31 medios aéreos, 200 puestos y cámaras de vigilancia, 199 autobombas, 185 cuadrillas terrestres y helitransportadas y 25 retenes de maquinaria.

Todo ello estará vigente durante “la época más peligrosa del año -julio, agosto y septiembre-“, señaló el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, durante la presentación del mismo.

El operativo tiene en cuenta el riesgo de incendios en función de las condiciones meteorológicas y las zonas de mayor riesgo de la Comunidad, por lo que este año se aumentan en siete las cuadrillas de tierra para tareas de refuerzo y se establecen una renovación plurianual de las contrataciones, por lo que el 85 por ciento de las cuadrillas tendrán una prolongación de su contrato de dos o tres años.

En cuanto a las medidas preventivas, el plan presentado para este año aumenta la vigilancia móvil con cuadrillas y autobombas en las zonas de mayor siniestralidad y en horario nocturno.

También se activa un nuevo protocolo de investigación de causas con informe abreviado para los agentes medioambientales y se incrementa la superficie de mantenimiento de cortafuegos que llega a las 3.688 hectáreas.

El consejero de Fomento insiste en la necesidad de concienciación de la población para extremar las precauciones de una campaña que se activará “en su nivel medio en el mes de julio debido a la llegada de una ola de calor”.

Por ello, Suárez-Quiñones aconseja que se cuide la limpieza de las zonas perimetrales de las propiedades para evitar así el riesgo de acumulación de vegetación que pueda quemarse.

También se destaca la prohibición de hacer hogueras no autorizadas, así como la especial atención en las labores de apicultura para los días de viento, la precaución para la autorización de las herramientas que generen chispas y la máxima atención durante la cosecha del cereal con temperaturas con máximas de 30 grados y vientos superiores a 30 kilómetros por hora.

Igualmente, se pide la colaboración ciudadana para la detección de los incendios forestales, a través del teléfono 112, y para la denuncia de conductas irresponsables e ilegales, de modo que se pueda reducir el porcentaje de incendios causados por el hombre, actualmente situado en un 90 por ciento.

El Centro Autonómico de Mando, situado en Valladolid, está en coordinación con la Sala de Emergencias del 112 y con los Centros Provinciales de Mando de cada provincia, así como en colaboración directa con el resto de administraciones central, autonómicas y locales.

En relación al Gobierno de la Nación, el Consejero ha señalado la coordinación y colaboración a través de las delegaciones y subdelegaciones del gobierno, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA), la Guardia Civil y el Ministerio de Defensa en relación a la Unidad Militar de Emergencias (UME).

Con respecto a los medios aéreos, a los 21 helicópteros de la Junta de Castilla y León se suman los diez helicópteros y aviones del Estado, con cobertura preferente en Castilla y León, aunque también existe el compromiso de colaboración recíproca con las comunidades autónomas limítrofes y con Portugal.

No hay comentarios

Dejar respuesta