Duelo a garrotazos entre Tudanca y Herrera

TERRITORIO CIDIANO

Ni Goya lo hubiera hecho mejor. Ese Goya final de las pinturas negras que nos legó a Saturno devorando a su hijo o a los dos batuecos con las piernas entoñadas en la tierra en el famoso duelo a garrotazos.
Una auténtica pintura negra de Castilla y León es la que dibujó esta tarde Luis Tudanca, portavoz del Grupo Socialista en las Cortes cidianas, durante su intervención en el Debate de Política General de la Comunidad. El Saturno, claro, era Juan Vicente Herrera, el presidente de la Junta, devorador del presente y futuro de los infortunados descendientes del Cid, ay.
El líder de los socialistas en Castilla y León estuvo oscuro y contundente. Oscuro no por torpeza oratoria, sino por el desolador panorama que ofreció. En su discurso no hubo piedad alguna hacia la gestión del PP, en la que no apreció nada positivo, nada de nada, oiga, como el Quevedo sombrío del soneto Miré los muros de la patria mía, que no hallaba cosa en que poner los ojos “que no fuese recuerdo de la muerte”. Cuando concluyó su intervención, se hizo un breve silencio en el hemiciclo y a punto estuvimos de derramarnos en lagrimones.
El claroscuro barroco lo aderezó Tudanca con una elocución severa y rotunda, aspectos ambos que parecen definir el estilo político del PSOE de Castilla y León desde los tiempos de Óscar López. Tal vez sea buen método para enardecer a los propios, pero acaso no sea el más apropiado para captar nuevos adeptos, según han puesto de manifiesto las sucesivas citas electorales.
Uno barrunta que los ciudadanos huyen de los extremos y que entre el blanco o el negro se decantan por la amplia gama de grises, que fue la gama cromática que faltó al discurso radical de Tudanca, que de pronto nos retrotrajo a la España en blanco y negro del NO-DO o así.
Basta un análisis rápido de su intervención para percatarse de la semántica negativa: viejo presidente, viejas formas, falta de oportunidades, deterioro, despoblación, más paro, cierre de empresas, familias arruinadas, futuro negro, defunción de la minería, desesperación, barrizal, herida, corrupción, víctimas, financiación insuficiente, brecha intolerable, recortes, fraude… Más que a un debate parlamentario, dio la impresión de estar asistiendo a la oración funeral por la comunidad autónoma.
Tan crítico como Tudanca estuvo el portavoz de Podemos, Pablo Fernández. Pero incluso éste, en el que cabía esperar más radicalidad, en sintonía con los mensajes de su formación política, reconoció a Herrera que había cosas buenas en su gestión. Claro que se limitó a hacer la afirmación, pero sin concretar en qué consistían tales aciertos.
Hasta Ciudadanos, que facilitó la elección de Herrera como presidente de la Junta, se mostró más crítico de lo habitual con su gestión, como si los resultados de las elecciones generales del 26-J hubieran alterado los sentimientos.
Juan Vicente Herrera estuvo en su línea, más incómodo con Tudanca, entre otras razones porque éste sacó a relucir la presencia de un hermano del presidente en los denominados ‘papeles de Panamá’, y ácido y amable a un tiempo tanto con Pablo Fernández como con el portavoz de C’s, Luis Fuentes.
El debate sobre la situación de la comunidad autónoma concluirá mañana con la presentación por parte de los grupos parlamentarios de propuestas de resolución. Confiaremos en que no se repita el duelo a garrotazos de esta tarde entre Tudanca y Herrera.
Conque, miré los muros de la patria mía, si un tiempo fuertes ya desmoronados, ay.

No hay comentarios

Dejar respuesta