Un plan de formación para sacarle más rendimiento al turismo

La Junta aprueba un plan para tres años, con una dotación de 2,4 millones, para ayudar a los proyectos empresariales en el sector turístico

Una visita guiada en Cigales.

El turismo es una de las gallinas de los huevos de oro de la economía en Castilla y León, un sector consolidado pero que necesita una constante adaptación para mantener su atractivo. Por eso la Junta ha aprobado hoy en el Consejo de Gobierno el Plan de Formación Turística de Castilla y León, con un presupuesto total de 2.480.000 euros para el periodo entre 2016 y 2019.

La portavoz del Ejecutivo autonómico, Rosa Valdeón, ha explicado que este plan está orientado “tanto a las empresas como a los trabajadores del sector, pero también a los desempleados y a todos aquellos que quieran emprender una actividad económica relacionada con el turismo”.

La Consejería de Cultura y Turismo ha diseñado esta estrategia con estrecha colaboración de los empresarios del sector, instrumentada a través de la Mesa de la Formación en materia de turismo, comisión del Consejo Autonómico de Turismo de Castilla y León. Con esta colaboración se responde adecuadamente a las necesidades reales del sector en materia formativa. Como resultado de este consenso, ya en el año 2016 se desarrollarán acciones formativas para dar respuesta a todos los ámbitos necesarios que permitan avanzar en la competitividad del sector.

Objetivos específicos

El objetivo fundamental es mantener a la Comunidad como líder de turismo rural y de interior en España, potenciando expertos en las distintas materias para satisfacer adecuadamente las exigencias de la demanda turística. Para ello, el Plan parte de la base de que la formación del capital humano es fundamental en la calidad percibida por el turista.

Este objetivo general se trata de conseguir a través de los objetivos que persigue cada eje estratégico, como la mejora de la profesionalización, la especialización, internacionalización de nuestra demanda, revalorización de las profesiones turísticas, mejora en el conocimiento de idiomas o acceso a las nuevas tecnologías. Además, pretende adecuar permanentemente la formación impartida a las necesidades reales de las empresas y a la potencialidad del sector. Por ello, se configura como un documento abierto y flexible que será objeto de evaluación periódica a través del Consejo Autonómico de Turismo y de su Mesa de la Formación.

No hay comentarios

Dejar respuesta