La economía de Castilla y León comienza una “mínima desaceleración”

A pesar de ello, el PIB ha crecido un 3,4% en el primer trimestre del año.

industria, castilla y leon, precios

La economía de Castilla y León ha comenzado a sentir una “mínima desaceleración” en el primer trimestre del año, ya que, aunque ha registrado un incremento del 3,4% del PIB es un dato una décima inferior al aumento registrado en 2015, a pesar de lo que la consejera de Economía y Hacienda, Pilar del Olmo, ha considerado que, por el momento, “los datos son muy positivos”.

Del Olmo ha desgranado las cifras de la contabilidad regional del primer trimestre del año y, a pesar de detectar una “mínima desaceleración”, ha insistido en que el incremento interanual es “muy positivo” y se advierte una tendencia “positiva” en el primer trimestre a pesar de que es posible que a lo largo del año esta situación se frene.

La consejera ha apuntado a la “incertidumbre política” como uno de los factores que influyen y que genera un parón en las inversiones, sobre todo en las extranjeras que “están invernando” a la espera de lo que “pueda venir”. Sin embargo ha destacado importantes incrementos registrados en el sector de la industria y ha confiado en que éste “tire” del sector servicios que está “más rezagado” en la Comunidad que en el conjunto del país.

“La bola de cristal no la tenemos nadie”, ha manifestado Del Olmo quien ha confiado en que el año concluya con crecimientos de en torno al 2,7% del PIB.

Los datos

El Producto Interior Bruto (PIB) de Castilla y León ha registrado un crecimiento interanual del 3,4% en el primer trimestre de 2016, una décima menos que en el trimestre anterior. La variación intertrimestral avanza del 0,6% al 1% en este periodo.

Desde la perspectiva de la oferta, durante el primer trimestre de 2016 se produce un crecimiento del Valor Añadido Bruto (VAB) de todos los sectores productivos en términos interanuales, excepto el de las ramas energéticas. El VAB del sector primario de Castilla y León registró entre enero y marzo una variación interanual del 2,5% (3,4% en el periodo anterior), con un crecimiento de la producción agrícola y un menor incremento de la ganadera.

En el último avance disponible de producción de cultivos de la campaña 2015/2016 (correspondiente a marzo de 2016) se refleja un crecimiento de la producción agrícola superior al de la campaña anterior y en el sector ganadero se produjo un aumento de la producción inferior al anotado en el trimestre precedente.

No obstante, la industria ha experimentado un incremento del 6,8% en el primer trimestre de 2016, superior al observado en el periodo anterior (4,7%), como consecuencia de una aceleración de las ramas manufactureras y una menor contracción de las energéticas.

Así, las ramas energéticas decrecieron el 1,3% interanual (-4,7% en el trimestre precedente), dada la menor contracción del suministro de energía eléctrica, gas, vapor y aire acondicionado y de las ramas extractivas. Por su parte, las ramas manufactureras presentaron una variación anual del 8,2% en este trimestre, superior a la reflejada en el anterior (6%), debido fundamentalmente a la mayor aportación de las ramas de material de transporte y alimentarias.

El sector de la construcción ha anotado un menor crecimiento en el primer trimestre del año, del 1,1%, respecto al contabilizado en el cuarto trimestre de 2015 (3,1%), debido a la menor actividad de la edificación no residencial y de la obra civil.

Por último, el sector servicios se ha desacelerado en siete décimas en el primer trimestre de 2016, pasando del 3,3% al 2,6%, debido al menor crecimiento registrado en los servicios de mercado y de no mercado. En los servicios de mercado la variación anual fue del 3,2% (3,4% en el trimestre precedente), mientras el de los servicios no de mercado creció el 1% (inferior al 3% del periodo anterior).

Demanda

Desde el punto de vista de la demanda, en el primer trimestre de 2016 se reduce en tres décimas la aportación de la demanda interna al crecimiento del PIB respecto del anterior periodo, hasta los 2,4 puntos porcentuales. Sin embargo, la contribución del sector exterior se incrementa respecto del trimestre precedente, situándose en 1 punto porcentual.

El gasto en consumo final se incrementó el 2,3%, seis décimas menos que en el cuarto trimestre de 2015, como resultado del mantenimiento del consumo final de los hogares (en el 3,7%) y de la caída del gasto del sector de las Administraciones Públicas frente al aumento del periodo anterior (-1,7% y 0,5%, respectivamente).

En cuanto a la inversión ha experimentado una subida del 2,8%, menor que en el anterior trimestre. La formación bruta de capital fijo anotó un crecimiento del 2,8% en términos interanuales, inferior al 3% del periodo anterior, debido a la desaceleración de la inversión en construcción y en bienes de equipo.

La inversión en bienes de equipo se elevó un 5,3% interanual (10% en el trimestre precedente). Por su parte, la inversión en construcción registró en este trimestre una tasa de variación inferior a la del anterior (1,1% y 2,4%, respectivamente).

El sector exterior ha presentado una aportación de 1 punto porcentual al crecimiento del PIB en el primer trimestre del año, superior a la del periodo anterior, donde se produce un menor aumento de las exportaciones totales (3,3% y 3,8%, respectivamente) y de las importaciones totales en este periodo (1,9% y 2,3%, respectivamente).

El empleo, medido en puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo, refleja un incremento interanual del 2,5% en este primer trimestre del año, frente al 3,8% del trimestre precedente con aumentos en todos los sectores productivos, excepto en el de los servicios de no mercado.

No hay comentarios

Dejar respuesta