Cerca de ti

Necesitamos sonreír, es urgente que disfrutemos de momentos de felicidad, resulta imprescindible que vivamos instantes de bienestar y falta de estrés, angustia y preocupación. No, no lo digo en el terreno personal, no me refiero a tí, a mí, a aquel o a este otro, sino que creo que la sociedad necesita, de manera apremiante, vivir de otro modo, de otra manera.

Los ciudadanos necesitamos que nos bajen los impuestos y disfrutemos de una mayor holgura económica y, cumpliendo los criterios internacionales, no rebajar en servicios sociales, en justicia social, sino en política, que como dice mi amigo Fernando, el problema siempre es la política.

La sociedad precisa una limpieza pública, una regeneración ética de la política, de la economía y de la misma sociedad que permita perseguir, limitar y reducir, al mínimo posible, la corrupción. Que se impida que los políticos cobren varios sueldos, emolumentos o rendimientos económicos públicos y se sometan a controles exhaustivos por los reguladores independientes. Los ciudadanos no queremos conocer su declaración de la renta, queremos que se sometan a una inspección de hacienda rigurosa antes y después de actuar en política.

Los electores queremos trabajo, ilusión, poder disfrutar de la familia, ver cómo nuestros hijos prosperan y hacen grande su país y, para eso, necesitamos empresas que inviertan seguras, que contraten sin costes elevados y sin aprovecharse de la necesidad, que la economía crezca con una justicia social asumida e integrada en la misma, asumiendo que el empresario tiene que enriquecerse sin necesidad de empobrecer al asalariado.

Queremos una justicia imparcial que persiga el delito y al delincuente, sin diferentes varas de medir y sin interferencias de los políticos, que se elija de entre los que trabajan en la Justicia y se dedique a aplicar la Ley y no a retorcerla en pos de un proyecto político o visión concreta de la sociedad.

Queremos una Ley que se cumpla siempre y que, cuando sea injusta o no nos guste, utilizando la Ley, la cambiemos por otra mejor y que nos dejemos de violencia, agresividad o luchas que no deseamos

La política debe de acercarse a lo que queremos los que votamos, pues la vida sólo se vive una vez y cada instante que pasa no volverá jamás. No perdamos tiempo y hagamos que la felicidad, la ilusión y la alegría presidan nuestra sociedad, por el bien de TODOS.

No hay comentarios

Dejar respuesta