Campañas

Todos los partidos nos vuelven a martillar con sus caras, con sus eslóganes, con sus engaños, con sus faltas de verdad que todos dan por correctas con la frase de “estamos en campaña” a la que se añade o apostilla “lo que se dice en campaña no se tiene que cumplir, es parte de la campaña”.

¡Vergonzoso! Yo pensaba que lo que se propone en campaña era para después cumplirlo, o al menos intentarlo. Ya en su día criticaba que el PSOE propusiese en sus campañas la creación exacta de 800.000 puestos de trabajo que, evidentemente, después no cumplió y sabía que no podía cumplirlo, pero…”es cosa de campaña”. Llegó el PP y nos prometió bajadas de impuestos, creación de empleo… Pues bien, no tardó 24 horas en subirlos, acuchillar a la clase media e incumplir su palabra, y sabía que no podía cumplirla, pero… “es cosa de campaña”.

Ahora llegan los C´s y esos, ya ni prometen, y lo poco que afirman cumplir lo incumplen a los 2 meses. ¿Pero, no decían que nunca formarían gobierno ni con el PP, ni con el PSOE?  Al final, si se descuidan, hasta lo hacen con PODEMOS.  Lo de estos últimos es de escándalo pues venían a acabar con la carcoma y profundizar en la democracia y no llevan 20 minutos y ya tienen imputados que no dimiten, condenadas con las tetas al aire que se enchulan, dinero de Venezuela que no se justifica y se acusa al periodista, a los que quieren amordazar, y son más antiguos que el chicle hablando de la dictadura del proletariado que reportó millones de muertos y quieren ellos volver a aplicar…. Vamos, que van a terminar con los xilófagos cuando los llevan colgando.

Estamos en un país en el que si llevas la bandera nacional ya eres un facha, pero si lleva el “pollo” te montan el pollo por fascista, y en el otro extremo aparece el primo flojo de PODEMOS y se presenta con la bandera de la Comunidad Autónoma y la bandera de la segunda república, a la que se confrontó la del “pollo”, ambas ejemplo, rememoración y recuerdo de lo que fue una guerra civil querida, organizada y deseada por el PSOE de la época, y que perdió ante un ejercito revolucionario filofascista    que nos gobernó con mano de hierro durante 40 años. Finalmente, te montan un “pollo” por prohibir una bandera que se identifica con el terrorismo y el independentismo, que no es oficial, ni es nada, pero se disfruta humillando el himno de TODOS y la bandera oficial de TODOS, en aras a una supuesta e hipotética libertad de opinión.

Seamos serios, busquemos personas preparadas, solventes, coherentes, que no nos mientan, que dialoguen, que comprendan al adversario sin permitir la farsa y teatro en el que estamos convirtiendo la vida pública y que estén en  la política de manera temporal para servir y no para servirse o hacer su vida de ello. Ahora estamos a tiempo.

No hay comentarios

Dejar respuesta