¿Se irá Fernández Mañueco ‘para Barranquilla’?

TERRITORIO CIDIANO

La economía, estúpidos, es la que nos tiraniza y nos mantiene reducido a un sacrificado galeote de los números, amarrado al despiadado remo de los balances; ora pagar estas facturas, ora abonar el IVA trimestral, ora perfilar el presupuesto de ingresos y gastos… Y en este plan canalla.

La puta economía, digo, es la que nos mantiene distraídos del espectáculo circense o así que es la política nacional española.

También de la política cidiana, que parece dormitar a la espera de que claree el horizonte en las Españas.

Se cerró en falso el primer acto de la obra, con el fracaso de Pedro Sánchez, y, tras este largo intermedio hasta el 26 de junio, vendrá luego un segundo donde podremos conocer al fin el ansiado desenlace, que no será otro que una victoria menor del PP, acaso con algún diputado más. Pero victoria al fin, de manera que, sin posibilidad a corto plazo de otros comicios, todo hace prever que siga conservando el gobierno de la nación.

A Pedro Sánchez le tocó jugar una partida peligrosa. Si hubiera permitido gobernar al PP, habría dejado a su izquierda una generosa autopista para el crecimiento vertiginoso de Podemos; si hubiera conseguido pactar con Podemos, su gobierno habría sido precario y las divergencias internas habrían hecho estallar al centenario PSOE por los aires. Conque, qué elegir, amigo Pedro, ¿guillotina o cámara de gas? En fin.

Traten otros del gobierno, del mundo y sus monarquías. A uno le interesan mayormente las consecuencias que acarreará para el territorio cidiano lo que suceda el 26-J. Y las cosas que pueden ocurrir son muchas. Por ejemplo, se rumorea ya una posible salida del alcalde de Salamanca y secretario regional del PP, Alfonso Fernández Mañueco, hacia Madrid.

Desde luego, por ahora se trata tan solo de una cábala, pero con bastante fundamento. Fernández Mañueco abandonó en su día la política autonómica (aunque sigue siendo procurador en las Cortes cidianas) y aterrizó en la política municipal de Salamanca. En la capital charra su situación política ha empeorado en la presente legislatura, en la que el PP perdió la mayoría absoluta. Gobierna a duras penas con la buena disposición de los cuatro concejales de Ciudadanos. Y si esto sucede ahora, en la próxima legislatura, la situación podría ir incluso a peor.

La marcha a Madrid, por ejemplo al Congreso de los Diputados, es una buena salida personal para él. Si vuelve a gobernar Mariano Rajoy, es probable que le surja la posibilidad de algún puesto relevante, más si cabe ahora que su amigo Fernando Martínez-Maíllo desempeña uno de los cargos orgánicos más importante del PP a nivel nacional.

La posible partida de Fernández Mañueco ‘para Barranquilla’ (“se va el caimán, se va el caimán…“), no es la única incógnita a despejar en Salamanca. Está también la de si el presidente del PP salmantino, Javier Iglesias, seguirá concurriendo al Senado sin abandonar su cargo de presidente de la Diputación salmantina.

Los más opinan que deberá elegir, y si eso sucede, probablemente optará por la Cámara Alta, que encaja más con su personalidad política. Así pues, alguien tendría que sustituirle al frente de la Diputación Provincial.

El pacto Podemos-IU también puede alterar, y mucho, los resultados la provincia de Salamanca. Ciudadanos sería el partido más perjudicado, ya que está en juego el escaño de diputado en el Congreso que obtuvo en las últimas elecciones (en la persona de Pablo Yáñez). Apenas 9.000 votos separaron a Ciudadanos de Podemos. ¿En qué medida estrechará ahora esta diferencia el pacto Podemos-IU ?

Ciudadanos tendrá problemas asimismo para mantener el diputado que consiguió en León porque la pérdida de población dejará a esta provincia con un representante menos en el Congreso. Y todo parece indicar que será el escaño logrado por la formación naranja de Albert Rivera.

En las restantes provincias cidianas no se esperan cambios sustanciales respecto a los resultados anteriores.

Y tras el 26-J, los congresos regionales y provinciales en algunos partidos, caso del PP, que, presumiblemente, llegarán cargados de acontecimientos, ay. Los resultados de las generales también serán aquí decisivos, claro.

No hay comentarios

Dejar respuesta