Castilla y León necesita 34 contratos por cada puesto nuevo neto

Un estudio de CCOO refleja que el 68% de los contratos en la región duran menos de seis meses.

Presentación del estudio de Beatriz Sanz, a la derecha.

El 68% de los nuevos contratos temporales realizados en Castilla y León tienen una duración de menos de seis meses y sólo el 8% supera ese tiempo, según un estudio de Comisiones Obreras sobre el Mercado de Trabajo en España y en Castilla y León durante el año 2015.

Este es uno de los “preocupantes” datos de la evolución del mercado de trabajo en Castilla y León en 2015 cuando se necesitaron 34 contratos por cada nuevo puesto de trabajo neto en la Comunidad Autónoma a lo que se suma que el 39% de los contratos realizados el pasado año, tanto fijos como temporales, fueron de jornada a tiempo parcial, frente a un 35% en España.

Estos datos se han dado además en un año en el que aumentó un 12% la contratación en Castilla y León, con 40.000 contratos indefinidos iniciales -un 7% más, frente a un 9% más en España- de los que 6.300 correspondieron a la modalidad de “indefinidos para emprendedores”.

Comisiones Obreras ha cifrado además en 73.900 las personas a las que se les encadenaron los contratos en 2015 de las que 36.600 tienen una antigüedad en la empresa superior a los dos años, lo que hace pensar que están en situación de “fraude de ley” por lo que sus contratos deberían convertirse en indefinidos. En este sentido, el secretario de Empleo y Formación de CCOO, Saturnino Fernández, ha apuntado a la permisividad de la Reforma Laboral que favorece esa flexibilidad de las contrataciones y un fraude que “es obvio”.

Otros de los ‘debes’ de la evolución del mercado de trabajo de Castilla y León en 2015 es el “elevadísimo” descenso de los beneficiarios de prestaciones por desempleo, principalmente por el incremento de las personas que llevan mucho tiempo sin trabajo y por el recorte en el acceso a esas prestaciones, a lo que se une la “cada vez menor” calidad en la protección ya que las prestaciones contributivas tienen menor peso sobre el total de prestaciones, con un descenso del 25% en el número de beneficiarios de esas prestaciones contributivas.

Según ha explicado la autora de este estudio, Beatriz Sanz, tampoco se puede obviar que 2015 arrojó los mejores datos en términos de empleo desde que se inició la crisis con un aumento del empleo y de la afiliación a la Seguridad Social, con más personas asalariadas tanto con contrato indefinido como temporal, y una “importante” reducción del desempleo, con especial atención al paro de larga y muy larga duración, y en todos los sectores y en “casi todas” las provincias, con la excepción de Burgos y Segovia.

Dicho esto, Sanz ha insistido en que hay datos que “ensombrecen” esa buena evolución como que el porcentaje de personas asalariadas con empleo a tiempo parcial alcanza ya el 18% en Castilla y León -17% en España-, tres puntos más desde la entrada en vigor de la Reforma Laboral y seis puntos más desde el inicio de la crisis. En este sentido, ha advertido también de que la tasa de parcialidad de las mujeres “casi cuadruplica” a la de los hombres, con un 29% frente al 8%.

Beatriz Sanz ha calificado también de negativo el descenso en 14.500 personas de la población en edad de trabajar relacionado con el fenómeno migratorio bien al extranjero o bien a otras comunidades autónomas, la “importante” reducción de la población activa -12.400 activos menos- y la “continua” destrucción de empleo por cuenta propia mientras que en España se generó empleo tanto por cuenta ajena como por cuenta propia.

Dicho esto, Sanz sí ha reconocido como buen dato la creación por primera vez en los últimos cuatro años de empleo asalariado en el sector público, 4.400 personas, aunque en su “inmensa mayoría” -3.600- fue de carácter temporal.

El estudio de Comisiones Obreras, una radiografía de la situación laboral de Castilla y León que se ha presentado en la semana del Día de la Comunidad, analiza también la evolución de la intermediación en el mercado de trabajo y corrobora que la mayor intermediación se produce de forma informal y en el denominado ‘tu a tu’, y después a través de internet y de las redes sociales de todo tipo, con un 5,3% para el Servicio Público de Empleo de Castilla y León.

Sanz ha evidenciado a este respecto que los empresarios, que son los que presentan las ofertas, buscan “otros caminos más cómodos” para seleccionar a su personal, mientras que las empresas de trabajo temporal han visto reducido su número de concentración y “realizan un montón de contratos temporales para poco empleo neto en general”.

No hay comentarios

Dejar respuesta