Las Asociaciones buscan un cambio para atajar el párkinson a tiempo

Apuestan por pasar de un modelo de subvenciones a otro de conciertos para paliar esta grave patología

El consejero de Sanidad, Sáez Aguado y la consejera de Familia e Igualdad, Alicia García, junto a miembros de las Asociaciones de párkinson. Fotografía: Europa Press.

Las asociaciones de párkinson de Castilla y León han abogado este martes por pasar del actual modelo de subvenciones a otro de conciertos que permita mejorar la atención a enfermos y familias, así como avanzar en un diagnóstico precoz de la enfermedad.

La presidenta de la Federación Española de Asociaciones de Párkinson, la palentina María Jesús Delgado, ha hecho de portavoz del colectivo durante la presentación en Valladolid del Libro Blanco de la enfermedad, a la que han asistido también los consejeros de Sanidad y Familia e Igualdad de Oportunidades de la Junta de Castilla y León, Antonio María Sáez Aguado y Alicia García respectivamente.

En declaraciones recogidas por Europa Press, Delgado ha apostado por una serie de protocolos entre los que también ha situado la necesidad de crear, a nivel estatal, un observatorio del párkinson en colaboración con el Ministerio de Sanidad que permita coordinar actuaciones e “involucrar” a las distintas administraciones para lograr una atención integral de una enfermedad “multidisciplinar”.

La presidenta de la Federación ha subrayado que este observatorio serviría también para conocer “el coste real” que tiene la enfermedad, estimado en 13.900 millones de euros anuales para el conjunto de los sistemas europeos de salud, una media de 11.600 euros por persona cada año.

María Jesús Delgado ha aprovechado la presentación para desmentir alguno de los “tópicos erróneos” que la sociedad tiene sobre la enfermedad, como asociarla a la edad y los temblores. “El párkinson afecta a muchos jóvenes y no siempre se manifiesta con temblores”, ha subrayado.

Los protocolos recogidos en el Libro Blanco del Párkinson permitirían, a juicio de sus responsables, una derivación rápida a Unidades de Trastornos del Movimiento, una correcta coordinación y colaboración entre profesionales y un seguimiento multidisciplinar de las personas afectadas.

El diagnostico precoz de la enfermedad favorece que la persona con párkinson reciba “cuanto antes” un tratamiento adaptado a sus circunstancias y reduce “considerablemente” los costes que la enfermedad genera para el sistema sanitario y para la sociedad.

En España, se estima que hay más de 160.000 familias con párkinson, unas 10.000 en Castilla y Léon, de las cuales el diez por ciento presenta presenta la enfermedad en estado avanzado.

El diagnóstico precoz y la importancia del neurólogo, claves

En la importancia del diagnóstico precoz ha coincidido el consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, quien ha puntualizado uno de los aspectos contenidos en la publicación, la que sitúa a Castilla y León como una de las regiones con menor número de neurólogos por habitante de acuerdo con un informe de la Asociación Española de Neurología.

En declaraciones recogidas por Europa Press, Sáez Aguado ha insistido en que no son 60, sino 77, lo que supone una ratio de 3,2 neurólogos por cada 100.000 habitantes, por encima de la media de las comunidades autónomas y por encima de la recomendación de tres por cada 100.000 para la Unión Europea.

Por su parte, la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Alicia García, ha mostrado el compromiso de la Junta en avanzar en la atención integral sociosanitaria, para lo que ha señalado como un instrumento “plenamente válido” la Ley de Dependencia, al hilo de lo cual ha recordado que la inclusión en el sistema de los dependientes de grado uno ha permitido aumentar el número de beneficiarios en 12.840 en los últimos años en la Comunidad, la cual ha situado como “referencia” en materia de dependencia.

En cuanto a la petición de las asociaciones para cambiar el modelo de subvenciones por el de conciertos, García se ha mostrado favorable a estudiar la posibilidad, ya que “no es contradictorio” con el apoyo económico que actualmente brinda la Junta a este colectivo, 80.000 euros que “se van a incrementar”.

No obstante, el responsable de Sanidad ha advertido de las dificultades que ello tiene en el ámbito sanitario, donde la mayoría de los conciertos alude a hospitalizaciones, pruebas diagnósticas o intervenciones quirúrgicas, materias que escapan a los servicios que pueden prestar las asociaciones.

En cualquier caso, ha abierto la puerta a la posibilidad de estudiarlo para cuestiones relacionadas con la fisioterapia o la rehabilitación, pero ha insistido en que los conciertos requieren concurso público y para su adjudicación estas asociaciones “tendrían que entrar en competencia con otras entidades y empresas”.

En 1985 nació en Barcelona la primera asociación de párkinson, con el principal objetivo de mejorar la calidad de vida de las personas con esta enfermedad y sus familias. Pronto empezaron a surgir más asociaciones en diferentes puntos, hasta que en noviembre de 1996 se constituyó la Federación Española de Párkinson. Dos décadas después, la Federación cuenta con 48 asociaciones repartidas por España y más de 12.000 asociados.

Su principal objetivo y la base de su filosofía de trabajo es la mejora de la calidad de vida de las personas con párkinson y sus familias. Para cumplirlo trabaja desde diferentes proyectos que abarcan toda su problemática y apuesta fuertemente por la investigación de la enfermedad.

En el caso de Castilla y León, la Federación fue constituida en 2009 y a lo largo de su andadura ha sumando casi todas las asociaciones que trabajan con las personas con párkinson y su entorno familar y social y que tienen su actividad en el ámbito territorial de Castilla y León.

No hay comentarios

Dejar respuesta