La recaudación de tributos repunta un 11,28% en la Comunidad

592,9 millones de euros al cierre de 2015 fueron los recaudados

Los tributos de la Junta de Castilla y León han alcanzado los mejores niveles en años

Castilla y León goza de autonomía de gestión sobre dos tipos de gravámenes: los cedidos, que fueron transferidos por la administración central en virtud de la Ley 30/1983, de 28 de diciembre, y los propios, que la Junta reguló por primera vez en 2012. En el primer concepto se incluyen las tributaciones por herencias, compraventa de vivienda usada y escrituras notariales, que aportaron 499,5 millones a las arcas autonómicas el pasado año, un 11,89 % más que en 2014. Al segundo grupo pertenecen dos de carácter medioambiental, que generaron unos ingresos de 66,8 millones, lo que representa un crecimiento del 4,85 %.

El impuesto que mejor comportamiento experimentó fue el de Transmisiones Patrimoniales, que reportó 187,37 millones de euros a la hacienda de la Comunidad. Esta cifra es un 27,04 % superior a la contabilizada hace un año sin que en este tiempo se haya producido ninguna modificación de tipos, por lo que resulta razonable concluir que esta mejoría es un síntoma más de la recuperación que empieza a vislumbrarse en el sector de la construcción.

Para reafirmar este argumento conviene recordar también que más de la mitad de la recaudación del ITP está directamente vinculada a la compraventa de vivienda de segunda mano. De hecho, el número de autoliquidaciones presentadas expresamente por este tipo de operaciones se elevó un 10 % el año pasado con respecto a 2014, mientras su importe lo hizo en un 9 %.

La evolución de estas cifras discurre en paralelo a las que presenta AJD, que aportó 76,7 millones, un 12,29 % más. Buena parte de la tributación de este impuesto recae en los promotores inmobiliarios por la enajenación de terrenos, la concertación de préstamos hipotecarios para la edificación o las declaraciones de obra nueva.

No hay comentarios

Dejar respuesta