Frenazo en la negociación de Renault y sindicatos

Ambas partes consideran insuficiente el esfuerzo realizado por su interlocutor para cerrar un acuerdo sobre el Plan Industrial

El buen momento que atraviesa el sector del automóvil hace que la Comunidad lidere el aumento de exportaciones en España.

Las negociaciones que mantienen abiertas la dirección de Renault España y los representantes sindicales han sufrido hoy un frenazo cuando ambas partes han confrontado sus propuestas definitivas en materia de salario y empleo, por lo que no han convocado una nueva reunión.

A través de sendos comunicados, las partes negociadoras consideran insuficiente el esfuerzo realizado por su interlocutor para cerrar un acuerdo sobre el Plan Industrial para las factorías españolas y han hablado de “bloqueo” en el caso de los sindicatos UGT, SCP y CCOO y de abrir un “periodo de reflexión tras no encontrar consenso” en el caso de la compañía.

La dirección ha defendido en su comunicado que, si uno de los objetivos del acuerdo del Plan Industrial es mejorar la competitividad, no puede aceptar propuestas sindicales que “lleven aparejados importantes incrementos de costes, como la realización de 2.500 contratos indefinidos”, ante lo que hoy ha ofrecido elevar 1.500 los contratos indefinidos entre 2017 y 2020.

En opinión de los dirigentes de la compañía, los sindicatos hoy “no han dado ningún paso encaminado a propiciar un acuerdo”.

En el caso de los sindicatos, ha manifestado que con la propuesta de la compañía no se cubren los “requisitos mínimos en salario y empleo” marcados desde el inicio por lo que “no tiene sentido intentar acercar posturas” con la empresa, a la que han pedido que “no pierda la oportunidad de alcanzar un acuerdo y se replantee los límites que ha fijado hoy”.

Los representantes sindicales han insistido en que mantienen la “ambición” por conseguir el Plan Industrial, lo que se traduciría en la adjudicación de nuevos pedidos para las factorías españolas, pero han recordado que el acuerdo se tiene que notar “en forma de incremento salarial y empleo estable” que “garanticen el futuro”.

Ambas partes han alcanzado en reuniones precedentes acuerdos en materia de turnos de fin de semana y festivos, la parte variable del salario y beneficios sociales, pero el escollo ha llegado al bajar al detalle de los incrementos salariales que se prevén para los próximos años.

En concreto, según las cifras aportadas por los sindicatos, la diferencia salarial radica en que la empresa propone una subida del salario fijo del 0,5 por ciento por cada año de vigencia, mientras que los representantes de los trabajadores piden el 1 por ciento en 2017, el 1,5 por ciento en 2018 y 2019 y volver al alza del 1 por ciento en 2020, con mantenimiento de la cláusula de revisión.

No hay comentarios

Dejar respuesta