Cinco carreteras cortadas y obligación de usar cadenas en otras ocho

Especial incidencia en Burgos y en la zona norte y este de Castilla y León

Carreteras cortadas por la nieve en Castilla y León.

La nieve sigue dificultando la circulación en las carreteras de Castilla y León, especialmente en la provincia de Burgos, con cinco tramos de montaña cortados y la obligación de usar cadenas para transitar por otros ocho, especialmente en la zona norte y este de la Comunidad.

Según datos de la Dirección General de Tráfico de las 9.30 horas recogidos por Efe, en Burgos están cerradas al tráfico la BU-572, en Río de Lunada, y la CL-626, en el puerto de Masa.

En Segovia está cortada la SG-112, en Riofrío de Riaza; en Salamanca la CP-003-SA, y en León en el puerto de Tarna, en la LE-333.

Además se precisan cadenas en cuatro tramos de la red burgalesa, entre ellas en la N-623, en Ubierna; y además en la CL-626, en Pesadas de Burgos; la BU-820, en Pineda de la Sierra; en Río Trueba, en la BU-570.

También hay que usar cadenas o neumáticos de invierno y no pueden circular vehículos pesados y autobuses en León, en Arbas del Puerto, en la N-630; en Palencia en San Salvador de Cantamuda, en la CL-627; en Salamanca en La Hoya, en la CP-004, y en Burgos, en la BU-571, en Espinosa de los Monteros.

No hay comentarios

Dejar respuesta